Después de mucha espera, llegó el día de la final de ida en la Liga de Futbol Femenil del Bajío que enfrentó a Irapuato y a las Alacranes de Aguascalientes. El escenario fue la Casa Club Necaxa que abrió las puertas en punto de las once de la mañana para recibir esta gran final, las tribunas fueron todo un espectáculo ya que se hicieron presentes muchos aficionados de ambos lados para apoyar a sus equipos favoritos. Del lado de Alacranes las mantas y bombas de humo fueron una constante durante los 90 minutos realizando una gran labor que puso un ambiente digno de final.
Ya en el terreno de juego durante la primera mitad las cosas fueron parejas, aunque Irapuato tenía la posesión de la esférica, Alacranes hacía daño en el contragolpe poniendo en predicamentos a la defensa visitante. En la recta final cayó el primer gol de Irapuato con una buena jugada colectiva, pero casi al siguiente minuto Alacranes empató con un gran disparo de campana que picó dentro del arco mandando el encuentro empatado a un gol al finalizar el primer tiempo. Todo cambió cuando en el segundo tiempo Alacranes se quedó con una jugadora menos por una entrada por detrás, Óscar Macías, árbitro profesional que pitó el partido, no dudó en expulsar a la jugadora aguascalentense.
En lugar de cuidar el marcador, Alacranes intentó conseguir alguna ventaja a pesar de tener una menos, cosa que terminaron pagando de fea manera. Con varios pases entre líneas Irapuato logró romper la zaga central marcando el gol de la ventaja en un doble remate dentro del área, dos tiros de larga distancia le dieron dos goles más a las freseras que ya goleaban 4-1 en casa de Alacranes. Para cerrar la cuenta terminaron anotando uno más firmando la manita que les da casi el trofeo de campeonas. La vuelta se jugará el próximo domingo en Irapuato en lo que es una misión casi imposible para las Alacranes que terminaron siendo goleadas de fea forma.