Por Diego Blanco

Este sábado se vivió el último partido de la temporada regular en el Estadio Victoria, como parte del cierre de la jornada sabatina de la fecha 17 del Apertura 2017, los Rayos de Necaxa recibieron al Morelia, en este encuentro Necaxa se jugó la vida del torneo.
Para empezar las acciones, el cuadro de Necaxa mostró una modificación que sorprendió a muchos en el estadio, pues Beckeles se fue a la banca, poniendo a Luis Pérez como defensa lateral derecho, Báez como contención y Mati Fernández como enganche, estos movimientos causaron un total desastre en el primer tiempo por parte de Necaxa, desorden en todas las líneas acompañadas de una defensa endeble. Los primeros minutos los dominó ampliamente el cuadro visitante, que constantemente por las bandas hizo daño tanto con Rodolfo Vilchis como con Sepúlveda; el medio campo de Necaxa fue totalmente superado por los de Morelia, Millar y Rocha tomaron el control de la pelota, pero sin llegadas claras.
Al minuto 16 se vino el primer gol de la noche cuando un balón desde la izquierda ingresó al área, Ruidíaz abanicó el balón pero tras una serie de rebotes le quedó a Aldo Rocha que como billarista mandó el balón al fondo de las redes con un tiro raso a la izquierda de Barovero que no pudo hacer nada, así se hizo valer la justicia pues el cuadro de amarillo fue muy superior a Necaxa. Sólo cinco minutos después llegó el segundo para Morelia, esta vez con una gran jugada colectiva de Morelia; Sepúlveda le puso el balón a modo a Ruidíaz para que sólo lo empujará al fondo de las redes, un total desastre del primer tiempo para Necaxa que sólo ocupaba el empate para asegurar la liguilla.
Hasta el minuto 27 Necaxa llegó al marco rival; González ingresó al arco, haciendo un recorte para disparar con la derecha, pero su remate fue un caramelo para Sosa que atajó fácilmente el remate. Los siguientes minutos, Necaxa tomó la iniciativa con un Morelia complaciente, pero sin idea, centros a la olla que no encontraban remates, nunca pudieron incomodar el arco rival, así acabo la primera parte, con un Necaxa desastroso que necesitaba el empate para seguir vivo.
En la segunda mitad ingresó al campo Martin Barragán, inmediatamente el joven delantero mexicano hizo notar su calidad con un golazo al 49′; tras un rebote le quedó el balón a Barragán a las afueras del área para sacar un remate con chanfle de pierna izquierda que se coló por la parte derecha de la portería un golazo que acercaba a Necaxa en el marcador para seguir soñando con liguilla.
Con una actitud y un juego totalmente distinto, Necaxa se tiró al frente volcando hacia delante tratando de conseguir el empate que los metiera a la liguilla, tiros de fuera del área por parte de Mati Fernández pero nada realmente peligroso, hasta el 70′ Necaxa tuvo una clara en un tiro de esquina por punta derecha que Lichvnosky remató pero se le fue por arriba; siete minutos después Velázquez quedó con el balón a dos metros de la portería, con un defensa encima y el arquero saliendo, el paraguayo intentó una de fantasía, tiró un taco que pasó rosando el palo izquierdo de Sosa.
Los últimos minutos estuvieron cardiacos, con Necaxa encima mandando centros continuamente, remates de Lichvnosky fueron los que más hicieron daño en el arco visitante, casi al finalizar el partido, el chileno metió un cabezazo que parecía darle el pase a Necaxa pero Sosa sacó un manotazo que impidió el gol, se acabó el reloj y Necaxa consumó un fracaso en la temporada, con esta derrota quedan fuera de cualquier posibilidad de liguilla mientras que Morelia llega a 29 unidades a la espera de la jornada dominical para saber en qué posición se ubican.
Triste manera de despedirse del torneo por parte de los Rayos que regalaron todo el primer tiempo, yéndose abajo en el marcador por dos goles, realmente con un primer lapso tan malo se veía venir una derrota como ésta, tendrá que replantearse muchas cosas el cuerpo técnico necaxista.

¡Participa con tu opinión!