CDMX.- La lengua sikril de “Sueño en Otro Idioma” se impuso a la criatura misteriosa de “La Región Salvaje” en una de las ceremonias del Ariel más politizadas de los años recientes, celebrada anoche en el Palacio de Bellas Artes.
Con seis premios, incluido Mejor Película, la cinta de Ernesto Contreras se impuso por una estatuilla a la de Amat Escalante, que se quedó con la de Mejor Dirección.
Para Contreras, convertirse en el director de la película más ganadora de la noche a la par que es el director de la Academia Mexicana de Artes Cinematográficas, responsable de los premios, no resulta preocupante.
“Que sigamos activos es parte de lo que nutre a nuestra Academia. Todos los que estamos ahí somos miembros activos y me parece que en la medida que sea una entidad viva, podremos tener más proyectos y hacer más acciones.
“Yo estoy consagrado a mi trabajo y por eso me siento tranquilo. El sistema de votación está diseñado por la UNAM, todo está certificado por un notario público y ante todo está mi ética. Si no estuviera seguro de cómo funciona la Academia, no me estaría exponiendo”, expresó el director en entrevista después de recibir su reconocimiento.
La fiesta del cine mexicano enumeró algunos de los descontentos sociales del país: en sus tres horas de duración, se guardó un minuto de silencio para recordar a los desaparecidos, se honró la memoria de los estudiantes de 1968 y se pidió por la defensa del cine ante el monopolio hollywoodense.
Fueron varios los que aludieron a sucesos violentos que han marcado al país, pero destacaron Lucía Bello, Mónica Ruiz e Ignacio Rosas Landa, aspirantes a cineastas, en representación de los jóvenes y recordando a Javier Salomón Aceves Gastélum, Daniel Díaz y Marco Ávalos, estudiantes de cine desaparecidos en Guadalajara.
Karina Gidi recibió el premio a Mejor Actriz por su papel como Rosario Castellanos en “Los Adioses” y también aportó luz a la noche al exhortar a las mujeres a brillar y alejarse de la violencia.
Considerado el Mejor Actor por “Sueño en Otro Idioma”, Eligio Meléndez animó a seguir trabajando por atravesar este ciclo y “no dejar el hospital en manos de tanto loco”.
Una de las sorpresas de la noche fue Gael García, quien presentó el premio a Largometraje Documental, y dio un chispazo de humor al recordar su participación en el Oscar.
“No se preocupen, no voy a cantar”, dijo Gael antes de dar el galardón a Everardo González por “La Libertad del Diablo”, en la que se retratan testimonios de víctimas del narcotráfico. (Fabiola Santiago y Mauricio Ángel/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!