CDMX.- En México son de los consentidos por el público, pero en cuanto a presencia en el extranjero, Zoé se siente en pañales.
Aunque tienen siete años dando pequeños shows en países como Argentina, Chile y Colombia, les ha costado trabajo conquistar muchos más oídos. En mercados así sienten regresar al año 2005, cuando buscaban lugares para tocar en la Ciudad de México y el Estado de México.
“Es muy equivocado creer que porque tu música funcione en un país va a funcionar en otro, cambia muchísimo, y por más que estemos en una era globalizada, culturalmente estamos muy separados”, contó Rodrigo Guardiola, baterista, en entrevista telefónica desde Chile, donde el viernes tocaron como parte del festival Lollapalooza.
“El país más ‘primo’ de México es Colombia, pero Chile siempre ha tenido su escena de rock, y Argentina igual, entonces cuesta mucho trabajo que te acepten”.
Fue la primera vez que se presentaron en ese festival, celebrado en el Parque O’Higgins, en Santiago, Chile.
Sin embargo, les alegró ver que la gente conocía sus éxitos, como “Luna”, “Vía Láctea”, “Nada” y “Fin de Semana”.
“Nos sentimos muy a gusto y creemos que la gente también, es el primer show del año y de la gira, entonces todavía hay mucho nervio. Mañana (ayer) nos vamos a Buenos Aires, al segundo Lollapalooza, y de ahí a Estéreo Picnic, que sería nuestro tercer show, en Bogotá”, contó.
El quinteto continuará de gira hasta octubre y también actuará en escenarios de Estados Unidos y España.
En México gozan de una fama que podría satisfacerlos, pero León (voz), Sergio (guitarra), Jesús (teclados), Ángel (bajo) y Rodrigo prefieren enfocarse en la conquista de otros países.
“Todos estos años hemos buscado que haya una conexión auténtica, sin intentar que la música penetre a la fuerza, más bien, seguir viniendo y hacer buenos shows para que enganche”, consideró.
“Es como volver a empezar, pero siempre hay un momento que nos da esperanza y nos ayuda a tener paciencia; por ejemplo, la oportunidad de presentarnos en estos festivales tan importantes”. Ana Cristina Vargas/Agencia Reforma.