CDMX.- La cinta Joker, que explora el génesis del archienemigo de Batman, tomó ayer de rehén al Festival de Cine de Venecia.
La historia dirigida por Todd Phillips y protagonizada por Joaquin Phoenix se presentó ayer como parte de la competencia por el León de Oro del certamen.
El actor dedicó ocho meses para crear al personaje, que de ser Arthur Fleck, un comediante de stand up, se convierte en el villano de risa perversa y amante del caos.
Su preparación consistió en estudiar trastornos mentales, ensayar intensamente la risa y perder más de 20 kilos, que compartió provocó una suerte de demencia para crear a un psicópata criminal difícil de encasillar.
«Lo atractivo para mí de hacer este personaje y la cinta es que íbamos a tener nuestro propio acercamiento. No tomé en cuenta ninguna de las otras interpretaciones anteriores, queríamos que fuera nuestra”. (Staff/Agencia Reforma)