Los octavos de final llegaron a su fin, los mejores ocho equipos ya se encuentran esperando sus respectivos duelos para seguir soñando con la gloria de la Copa del Mundo. En lo que pudo ser el destino del tricolor de haber empatado por lo menos ante Suecia, los suecos se midieron a Suiza en el penúltimo duelo de los octavos de final. San Petersburgo fue el escenario perfecto para este duelo europeo que tuvo acciones muy igualadas, ambas selecciones mostraron cosas interesantes y fueron competitivas en todo momento. La historia pesó en un equipo que al igual que México no consigue ganar un duelo en octavos de final.
La primera llegada la tuvo Suecia apenas al minuto siete de acción cuando ambos conjuntos apenas estaban midiendo terreno, tras una gran jugada colectiva Berg entró por la derecha del área completamente solo y con la pelota botando. En su afán por querer rematar con potencia, el disparo salió completamente desviado en lo que parecía una gran oportunidad. En la siguiente jugada de peligro Suecia avisó de nueva cuenta al ocho de tiempo corrido cuando tras una serie de rebotes el balón quedó en el aire y desde atrás llegó Ekdal que pegó un fogonazo de volea que salió por arriba del marco de Sommer. Suiza comenzó a apretar tuercas y emparejó el trámite del partido, aunque no lograban llegar a la portería sueca, evitaron por algunos minutos que su portería fuera lastimada hasta que llegó nuevamente Berg. Al 28 el delantero sueco remató con la zurda con una potente volea, el balón buscaba el rincón izquierdo del arco, Sommer realizó una atajada impresionante para salvar el primer gol de Suecia.
Suiza llegó con peligro a la portería de los suecos hasta el 38 cuando Zuber y Dzemaili se combinaron desde la izquierda para que el último rematara con potencia desde afuera del área en una buena jugada que fue la más clara por parte de los suizos. Durante el resto del primer tiempo, ambos equipos perdieron la brújula para encontrar la portería rival, la única fue para Suecia que en un balón parado tuvo a Ekdal solo en el área, la volea que intentó el mediocampista salió arriba de la portería en una increíble falla.
Para la segunda mitad la tensión pudo sentirse en la cancha ya que ninguna selección quería equivocarse y poner en riesgo su continuidad en el torneo. Solamente a través de pelotazos y algunos centros pudieron acercarse al marco rival los dos conjuntos, fue más trabado el complemento por la ansiedad de irse adelante en el marcador. Suiza no lograba encontrar a Shaqiri para comandar sus ataques mientras que Forsberg de Suecia seguía apagado en el mundial. Al 66 por fin se abrió el marcador con una jugada fortuita, Forsberg recibió la esférica en las afueras del área y con una finta quedó franco para disparar al arco, sacó un potente disparo que fue desviado por Akanji que en su intento por despejar el balón metió el balón en su propia puerta, aunque el gol fue para Forsberg pues el remate iba a portería. Con este gol las cosas se le complicaban a Suiza ya que lo que mejor sabe hacer Suecia es defender.
Con la desesperación de empatar el encuentro Suiza se lanzó hacia al frente con todo esperando conseguir el gol de la igualada, sin embargo, carecieron de ideas ante la excelente defensiva sueca. Lo único que intentó constantemente la selección suiza fueron centros al área en búsqueda de Seferovic para marcar, solamente en el agregado encontraron al delantero que metió un remate seco abajo que Olsen atajó con gran reacción. En los últimos instantes y con Suiza volcada al frente hubo un contragolpe que parecía el segundo de Suecia, Lang derribó al delantero sueco para irse expulsado y acabar con las esperanzas de Suiza.
Con esta victoria, Suecia alcanza los cuartos de final por primera vez desde 1994, desde las eliminatorias de Europa han mostrado un impresionante nivel con lo que han avanzado poco a poco hasta llegar hasta este punto. Suiza nunca ha ganado un encuentro de octavos de final, perdiendo todos sus partidos, algo similar a lo que le ocurre a la selección mexicana.

¡Participa con tu opinión!