De acuerdo a cifras del Banco de México, en el año pasado se realizaron 118 millones de compras en comercio electrónico, 112% superior a las efectuadas en 2016, y ante ello, el subdelegado de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez, advirtió que el 49% de los fraudes originados por esa vía ocupan el 49% de las reclamaciones atendidas por esta institución de protección financiera.
Hoy en día, el lugar preferido para conectarse a Internet por parte de los ciberconsumidores mexicanos son el hogar, el trabajo, plan de datos, Wi-Fi, la escuela y el café internet. Y los medios donde han originado los posibles fraudes con tarjeta de crédito y débito son: comercio electrónico (49%), terminal punto de venta (34%), comercio por teléfono (11%) y cajero automático (3%).
Ante la frecuencia de personas que usan su dispositivo móvil para comprar artículos o servicios en línea, informó que de enero a septiembre de 2017 se registraron 4.8 millones de reclamaciones por un posible fraude con tarjeta de crédito y débito; es decir, 28% más que en 2016. Esto lleva a advertir que a pesar del auge que ha tenido el comercio electrónico en México, los ciberfraudes también van en franco crecimiento.
En tanto, un estudio realizado en 2017 por la Asociación de Internet.mx, señala que el 51% de las compras en línea fueron efectuadas por jóvenes de entre 18 y 34 años de edad; otro porcentaje, el 38%, correspondió a personas de entre 35 y 54 años; y el 11% a mayores a 55 años.
Además, el 54% del total de las compras las realizaron hombres, mientras que el 46% fueron hechas por mujeres. Asimismo, el 42% correspondió a personas con empleo de tiempo completo y fueron los teléfonos inteligentes los dispositivos móviles más usados para la compra en línea.
El subdelegado de la Condusef aseveró que en el proceso de compra por Internet se deben tomar en cuenta algunos factores para determinar si ésta procederá sin contratiempos o con adversidades. Se puede comprar a través de dos formas: las tiendas y los mercados virtuales.
Ambos son negocios que venden algún tipo de producto o servicio a través de Internet. Éstos ofrecen gran variedad de productos y servicios de todo tipo, existen tiendas relacionadas con un giro en específico (electrónica, boletos de avión, aplicaciones, servicios de logística y distribución, entre otros), y también otras que ofrecen una amplia diversidad de artículos.
“Para ingresar a una tienda virtual primero se debe seleccionar el producto o servicio que se prefiera y la forma de pago, la cual se realiza principalmente a través de un depósito bancario; finalmente, la empresa recibe el pago y envía el producto o servicio. Este es el proceso general de compras por Internet, no obstante, las políticas de pagos y envíos varían de acuerdo a la tienda virtual”, concluyó.

¡Participa con tu opinión!