Moisés Ramírez
Agencia Reforma

En agosto, el costo de construcción en México registró un alza anual promedio de 10.2 por ciento, la más alta en la última década, debido principalmente a los aranceles que México impuso en represalia al acero y aluminio de Estados Unidos.
En tanto, la inflación general en el octavo mes del año fue de 4.9 por ciento a tasa anual.
El Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (CEESCO) calcula que en el 2018 el costo de construcción en el País cerrará con un alza de entre el 12 y 13 por ciento, hasta agosto se ubica en 9.5 por ciento y en todo el 2017 fue de 7.9 por ciento.
Además, sería similar al alza del 13.08 por ciento que sufrió en el 2008, un año antes de la recesión económica mundial.
Ante el golpe que está sufriendo la construcción en México, el CEESCO urgió a la Secretaría de Economía a que negocie de inmediato la cancelación a los aranceles de acero y aluminio estadounidenses que impuso este año México.
“El impacto estimado de la imposición de aranceles por la Secretaría de Economía de México a las importaciones de acero de Estados Unidos tendrá un alza en los precios de los materiales de la construcción derivados del acero de entre un 3 a 4 por ciento adicional”, refirió el Centro.
El índice de precios al productor de materiales, maquinaria y mano de obra del Inegi muestra que la reciente tendencia al alza inició desde el 2016, debido principalmente por el encarecimiento del cemento, que siguió en el 2017.
Para el 2018, las cifras reflejan que el aumento responde básicamente al alza de los precios de la varilla y otros derivados de acero.
Esto a raíz del alza del valor de la materia prima, como la chatarra, y, a partir de junio, también de una menor oferta en el mercado nacional de subproductos de acero, ocasionada por los aranceles de represalia que México impuso a Estados Unidos.
De enero a agosto, la varilla y el alambre acumulan un alza de 36 y 33 por ciento, respectivamente, con relación al mismo periodo del 2017.
Para el resto del año, el gasto en edificación seguirá presionado, pues desde el 1 de septiembre Holcim aplicó un aumento de 7 por ciento al precio de su cemento, a nivel nacional.
La cementera justificó el alza por el incremento de sus insumos, en particular los energéticos, que encarecieron 18 por ciento sus costos de producción.
José Antonio Hernández, director del CEESCO, estimó que más cementeras subirán sus precios lo que, junto con el alza de otros materiales, llevarán a que el costo de construcción sea similar al de 13 por ciento del 2008.