El Heraldo de Aguascalientes

Su novia le salvó la vida

Iris Mabel Velazquez Oronzor
Agencia Reforma

CDMX.- “Si Naomi no lo hubiera acompañado ese día, todo hubiera sido diferente”, dice Arturo Meza, padre de Joel, el estudiante de Filosofía y Letras que fue apuñalado frente a Rectoría.
“Fue un ángel que estuvo en el momento preciso”, dice alegre el señor que ha acudido desde el lunes pasado al Hospital Siglo XXI, donde su hijo permanece hospitalizado.
Ella también está inscrita en dicha facultad, y aunque no se ha querido revelar su apellido, su silueta cubriendo el cuerpo Joel ante la agresión de porros, es una de las imágenes más replicadas.
Su novio ha salido de peligro y librado el que era el mayor riesgo, pues tras dos operaciones, los médicos han descartado la posibilidad de que pierda el riñón.
Tras dos intervenciones, el joven, este jueves, ha podido comer, lo que no lograba en días anteriores.
“Va muy bien, ya tomó tecito, y esas son buenas noticias. Estaba en un estado naucioso le llaman los médicos, pero ya tomó tecito, entonces estamos observando que va en recuperación y cómo no, si siempre ha sido un muchacho muy fuerte”, señala el padre en entrevista.
Fueron dos puñaladas las que atravesaron su piel y casi dañan un riñón.
Según relata Arturo Meza, una tercera puñalada iba directo al mismo punto, pero no se logró, gracias a que Naomi lo alejó y protegió con el cuerpo, sin importar las consecuencias.
Sin embargo, ahora ella está grave en el hospital, pues aunque en un inicio no requirió ser internada, su estado de salud se complicó.
“Tiene inflamación interna del hígado, del riñón. Está inflamada, la niña no puede comer prácticamente nada, no puede tomar medicamento, por el estado de inflamación de sus órganos internos”, explicó.
“En sus pequeños órganos internos lleva dolor. Es una joven muy delgadita, muy chaparrita, que con ese cuerpecito, evitó, abrazando a Joel que recibiera una tercera puñalada que me lo pudo agravar. Es mejor no pensar. Siempre le estaremos agradecidos”, agregó.
Aunque su estado es delicado, dice, la ha alegrado la noticia de que Joel no perderá el riñón, y sigue avanzando en su recuperación.
“Estoy seguro que ella le salvó la vida. Fue un ángel que le puso en el camino para cuidarlo, porque hubiera sido peor”, indica.