Mientras que algunas herramientas educativas dan prioridad a los títulos y a las certificaciones, existe una plataforma mexicana que sabe que la experiencia y el amor por un pasatiempo, expresión artística o profesión son igual o más importantes al momento de buscar un mentor.
Walktopus conecta a estudiantes con mentores de distintas disciplinas por medio de geolocalización. Así, la vecina que toca el piano puede dar clases a los niños que viven al final de la calle y su hijo adolescente que moría por aprender a dibujar puede encontrar un profesor cerca de su casa.
“Esto le da a Walktopus mucha versatilidad. Hay muchas personas que tienen experiencia y no necesariamente tienen un título o una institución que los avale. Lo único que tienen es el conocimiento y ellos pueden validar si saben o no saben”, explicó Ignacio Gómez, socio de Walktopus.
El proyecto, desarrollado por Rodrigo Vargas e Ignacio Gómez junto con un equipo de aproximadamente 8 personas, ha progresando lentamente en los últimos dos años y pasado por distintas etapas de prueba.
Finalmente, el 03 de mayo Walktopus fue lanzado oficialmente en la delegación Cuauhtémoc, Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo de la Ciudad de México, y su expansión a toda la ciudad tendrá lugar en septiembre de este año.
“Hasta ahora el reto más grande ha sido conseguir capital y el desarrollo de la tecnología. Llevar a cabo un emprendimiento tecnológico requiere una especialización diferente, son procesos distintos y se requiere un ‘expertos’ muy diferente al necesario para abrir un espacio de ‘coworking’, por ejemplo”, destacó Vargas.
Formar parte de la comunidad de Walktopus no tiene ningún costo tanto para los alumnos como los mentores. La empresa solamente cobrará una comisión a los profesores si se lleva a cabo el pago de una clase.
“Para anunciarte en otras plataformas siempre es necesario pagar una cuota. Aquí no es necesario, Walktopus es un canal que te pone en contacto con otras personas, somos un intermediario que ayuda a conectar todos los puntos, como lo hace AirBnb”, explicó Paulina Urdaibay, encargada de operaciones de Walktopus.
La seguridad también es importante para el equipo Walktopus. La empresa recomienda a los usuarios asistir a clases en lugares públicos y cuenta con un botón de denuncia, tanto para alumnos como para profesores.
Además, por el momento,los maestros y estudiantes sólo pueden interactuar por medio de los intermediarios de Walktopus para proteger sus datos personales.

Así funciona
1. Al acceder a la plataforma, el experto designa el sitio en el que tendrá lugar la clase y los horarios disponibles para la misma. Mientras tanto, el estudiante puede leer la descripción de las clases, el currículum del maestro y las calificaciones que le han dado otros alumnos.
2. En caso de estar interesado en una clase, el estudiante debe elegir un horario y una vez realizado el pago tendrá acceso a la dirección exacta de las clases. En caso de que haya dudas o surja un cambio de último momento, ambos participantes sólo podrán comunicarse por medio de los intermediarios de Walktopus.
3. Una vez terminada la clase, el alumno recibe un formato para calificar al mentor con estrellitas y dejar comentarios sobre la clase. Si la clase no le gustó, Walktopus hace un reembolso de la misma.

¿Por qué Walktopus?
El nombre proviene de dos palabras en inglés: walk y octopus.
Walk: porque el objetivo de la herramienta es encontrar clases a las que puedas llegar caminando.
Topus: por ‘octopus’ o pulpo, un animal cuya inteligencia le permite adaptarse a nuevas situaciones y aprender rápidamente.