Por Diego Blanco

Tras doce jornadas disputadas del torneo Apertura 2017, es hora de hacer un corte de caja a la actuación que ha tenido Ignacio Ambriz como técnico de los Rayos y es que con el empate a 0 con el conjunto de la UNAM, firmó su quinto partido sin gol en el torneo. ¿Realmente se hizo un cambio importante en el juego de Necaxa?
Para está jornada el torneo pasado Necaxa estaba en el fondo de la tabla con tan solo 10 unidades un récord de 2 ganados, 4 empates y 6 perdidos, con 11 goles a favor y 19 en contra, si bien es cierto que Sosa tenía números malos en el torneo, su desempeño en el campo de juego no era del todo malo; el equipo sufrió bajas importantes en el transcurso del campeonato, su debilidad fue la defensa donde constantemente tenía problemas de baja ya sea de Mario de Luna o de Marcos González, y aunado a ello, Gallegos e Iturra también estuvieron entre algodones.
Para este torneo con Ambriz, los Rayos ya suman 18 unidades, estando en el 8° puesto, apenas con lo justo para estar en la liguilla, cuentan con 4 triunfos, 6 empates y 2 derrotas, 10 goles a favor con 9 en contra; es cierto que Necaxa es de las mejores defensas este torneo, sin embargo, también es de las peores ofensivas, lo cual es preocupante. Los juegos de Necaxa en su mayoría son partidos muy peleados en media cancha, sin tantas llegadas y con poco espectáculo, que para la mayoría está bien, pues los resultados lo acompañan por ahora.
Una de las razones de la salida de Alfonso Sosa fueron los resultados, pero también el poco juego ofensivo que ofrecía en su juego; la hinchada de Necaxa argumentaba que el equipo no era para nada vistoso e ir a ver un juego en el Victoria no era tan agradable como se pensaba; ahora bien, ¿Ignacio Ambriz ha mejorado este rubro esta temporada? Habrá que hacer un análisis profundo sobre el juego del conjunto hidrocálido, ya que en el último partido fue tan pobre el desempeño, que Necaxa se ganó grandes abucheos de su propia afición.