Arribaron al estado de Morelos las más de cincuenta toneladas de alimentos y productos de ayuda, que con el apoyo de su comunidad y de la sociedad en general envió la Universidad Autónoma de Aguascalientes a los damnificados por el terremoto del 19 de septiembre.
La institución hizo público agradecimiento a los donantes que respondieron a la convocatoria de la Máxima Casa de Estudios de Aguascalientes, destacando el orgullo que le ha generado la amplia demostración de generosidad, solidaridad y confianza depositada por miles de aguascalentenses al acopio iniciado por la Universidad.
Recalcó también el importante papel que cada persona jugó en la logística para reunir tanto las cincuenta toneladas de productos diversos como los más de 300 kilogramos de material de curación que, por su parte, fueron entregados al Centro Nacional de Desastres, recolectados en Ciudad Universitaria y trasladados por Aeroméxico.
Mediante un comunicado, la UAA expresó reconocimiento a todos los participantes en la jornada de actividades en el centro de acopio que se instaló en la explanada del edificio académico administrativo en el campus central.
Asimismo, destacó que fueron tres días de exhaustiva labor donde se logró recaudar alimentos enlatados, agua embotellada y leche en polvo, artículos de aseo y cuidado personal, papel higiénico y pañales, lo cual fue enviado a Morelos con el apoyo de la empresa de transporte de carga González Trucking, la cual hizo posible que se hicieran llegar dos embarques de apoyo en tráileres de 53 pies de capacidad.
Mención especial mereció el Banco de Alimentos y la empresa Lala, que permitieron el envío de un cargamento especial de leche; y sobre material de curación se enviaron 109 cajas con cubrebocas, jeringas, vendas, gasas y guantes.
La UAA expreso agradecimiento igualmente a los universitarios que participaron en labores de limpieza, ayuda y solidaridad en diferentes entidades como la Ciudad de México y Morelos, dando muestra de la calidad humana de los jóvenes aguascalentenses.
Finalmente, agradeció la confianza de la población al reconocerle como una institución socialmente responsable y comprometida, en particular, conformada por una comunidad universitaria con un alto sentido humanista, consciente de su actuar que debe encaminarse al bienestar común y a la mejor de las condiciones de vida.

¡Participa con tu opinión!