CDMX.- Una interminable fila de personas a lo largo de cinco cuadras sobre avenida De los Insurgentes, la cual culminaba en la plaza Reforma 222, empezó a formarse el jueves para saludar ayer a Carlos Rivera y demostrarle su admiración sin medida.
La fila, de 4 mil personas según su disquera, Sony Music, y la cual cruzaba calles como Hamburgo, Havre y Niza, estaba integrada en su mayoría por niñas y jóvenes, en compañía de sus padres y otros familiares.
Y aunque también se sumaba gente que iba llegando, quienes se situaban al frente de la fila habían apartado su lugar desde el jueves por la tarde, sin importar las torrenciales lluvias de cada noche, el sol, el ruido, el hambre o incluso dormir en plena calle.
“Sé que llevan mucho esperando, yo aquí voy a estar, no me iré hasta haber saludado al último en la línea, por eso el año pasado terminamos a las tres de la mañana”, dijo el cantante al aparecer por una puerta del trasfondo de la plaza comercial y darle su primera impresión a la prensa.
Al subir Rivera a la tarima para iniciar la convivencia, los gritos de la multitud rebasaron límites auditivos durante varios minutos, provocando lágrimas entre algunas niñas. Al ver la emoción de los presentes, el cantante, agradecido, les dedicó su nuevo álbum, “Guerra”.
“Por esto hago música, para ustedes, y que les vaya al corazón; eso es Guerra, una guerra de emociones. Muchas gracias por ser pacientes y estar aquí ahora”, dijo al micrófono antes de comenzar.
A partir de las 14:00 horas, un grupo de 30 seguidores tuvo el acceso preferente al haber ganado sus lugares a través de un concurso de una estación de radio, para luego dar paso a aquellos que estuvieron haciendo fila en la calle desde el jueves. Éstos mostraban cansancio, pero mantenían el ánimo a flor de piel.
Así, uno a uno iban subiendo a la tarima para saludarlo y abrazarlo. Algunos le llevaban regalos, cartas y flores, y una chica hasta le pidió que le firmara el brazo, para inmortalizarlo como tatuaje.
Durante las primeras dos horas, el cantante procuró dedicarle a cada fan casi un par de minutos, entre cálidos saludos y charlas.
Brevemente, Rivera dijo a los medios sentirse confiado ante el lanzamiento de su nuevo álbum. (Sofía Semo/Agencia Reforma)