Son marido y mujer

Durante una emotiva ceremonia religiosa celebrada en el templo de San Antonio de Padua, Francisco Zavala y Alejandra Castellanos Garrada prometieron a Dios amarse y respetarse todos los días de su vida, con lo cual recibieron el sacramento del matrimonio.
Ante la presencia de sus respectivos padres, Alicia Zavala, así como Manuel Castellanos y Nereida Garrada, Francisco y Alejandra manifestaron su deseo de convertirse en marido y mujer, por lo cual intercambiaron argollas y compartieron el lazo como símbolo de unidad.
Tras este importante evento, los ahora esposos sostuvieron más tarde con familiares y amigos un bonito encuentro para festejar su boda, en cuyo convite agradecieron la presencia y las muestras de cariño que de sus invitados recibieron.