Con seis universidades tecnológicas y una politécnica que acumulan una matrícula de quince mil estudiantes, el Instituto de Educación de Aguascalientes informó que el 80% de los jóvenes que acuden a cada plantel viven en los fraccionamientos o colonias a su alrededor, lo que genera y acrecienta gradualmente un círculo virtuoso a favor de los habitantes de esos lugares.
Raúl Silva Perezchica, titular del IEA, precisó que estas instituciones ofrecen educación en dos vertientes, en técnico superior universitario y las ingenierías, y hasta el momento el 85% de sus egresados ingenieros consiguen trabajo de inmediato al concluir su formación profesional, y el porcentaje restante se coloca en un plazo de tres a cuatro meses después.
Luego, mencionó que el gran plus de la educación superior en Aguascalientes, más allá de la transformación y ampliación de criterios que se generan los propios estudiantes en su forma de ser, es que se desarrolla una nueva dinámica social en esas áreas urbanas en donde operan esas escuelas.
Comentó que el caso de la Universidad Tecnológica Metropolitana generará plusvalía y dinamismo económico en el fraccionamiento de Villas de Nuestra Señora de la Asunción, así como paz social, productividad y una nueva forma de ver y hacer las cosas.
Apuntó que hoy en día la Universidad Tecnológica de Aguascalientes cuenta con más cinco mil estudiantes, mientras que la UTA del Norte que se ubica en Rincón de Romos ya tiene más de 3 mil jóvenes, y la de El Retoño en El Llano suma ya una matrícula de dos mil estudiantes.
Silva Perezchica agregó que la Universidad Politécnica rebasó los tres mil estudiantes, le siguen la de Calvillo con menos de mil alumnos y la Metropolitana que apenas arrancó actividades escolares este nuevo ciclo lectivo.
“Estas universidades proyectan a sus técnicos superiores universitarios para que se incorporen a las empresas desde la etapa de estudio y posteriormente los jóvenes continúan su formación en las ingenierías”.
Indicó que la política del Gobierno del Estado es llevar a las colonias con necesidades y carencias sociales, familiares o económicas esa infraestructura como las instituciones de educación superior para generar otro dinamismo y mostrar a sus poblaciones que existen oportunidades de desarrollo y que se encuentran cerca de sus entornos.
Finalmente, señaló que a través de la educación se puede lograr que la juventud se transforme y se aleje más y más de las prácticas infractoras de la ley.