Cecilia de Santos Velasco
El Heraldo

Frente a la alta incidencia de robos hacia el gremio taxista, a razón de 15 a 20 casos semanales, el dirigente de Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado (AUGTEA), Óscar Romo Delgado, adelantó que analizan ya conectarse a una central de alarmas, utilizar herramientas de localización (GPS) y crear grupos de WhatsApp especializados para auto protegerse de la delincuencia.
Desde que entró en vigencia el nuevo Sistema Penal Acusatorio, dijo que la ocurrencia de ilícitos en detrimento del gremio taxista comenzó a incrementarse, por lo que se deben diseñar mecanismos para salvaguardar su integridad; lamentablemente los delincuentes suelen tomar por sorpresa a los conductores.
“Ante ello se dialogará con las autoridades para instalar un GPS dentro del vehículo, con una alarma y una alerta que sea identificada regularmente por las corporaciones en cada uno de los trayectos de los servicios que se prestan a la ciudadanía, a fin de que haya control y mayor seguridad para choferes y clientes”.
El presidente de Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado señaló que el pasado jueves se registraron dos robos de vehículos, se los llevan dos o tres cuadras, les quitan las baterías, los estéreos y otros accesorios, dejándolos abandonados. Esta es una práctica casi diaria de dos a tres vehículos afectados.
La mayoría de los casos representan pérdidas económicas para los concesionarios y los operadores de las unidades. Aquellos que pagan a tiempo sus cuotas a las mutualistas o a las compañías de seguros pueden recuperar sus cosas, pero se lleva mucho tiempo, en detrimento de los afectados porque dejan de trabajar.
“El mayor problema es que no se denuncian estos robos ante la Fiscalía General del Estado, lo que representa también un reto que se debe cambiar, pues no están siendo investigados los casos”, admitió.
Finalmente, comentó que la mayoría de los robos de vehículos terminan con la recuperación de la unidad, pocos son desmantelados y nunca encontrados, es decir unos veinte por año, pero el reto es que estas cifras no aumenten y se haga todo lo posible por decrecerlas.