Analine Cedillo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 26-May-2018 .-Los sobrevuelos turísticos a bordo de helicópteros dan a los viajeros la posibilidad de contemplar tanto ciudades como destinos de naturaleza desde una perspectiva privilegiada.
La experiencia suele estar rodeada de cierto lujo, especialmente cuando volar es la única manera de llegar a sitios que destacan por su belleza prístina y por estar alejados de las grandes urbes.
Pero más allá de garantizar a los viajeros postales increíbles, algunos vuelos se combinan con actividades al aire libre, entre ellas el esquí, lo que permite a los viajeros deslizarse en lugares con nieve fresca y que nadie ha pisado, alejados de las pistas de los resorts, sus góndolas, telesillas u otros métodos de elevación.
Se asciende la montaña en helicóptero, acompañado de guías expertos que llevan al mejor lugar para esquiar, explica Susana Peypoch, gerente de operaciones de Ski Madness, agencia especializada en este deporte de invierno.
“Lo increíble del heliesquí es que te abre un terreno que de otra manera no podrías llegar a él y, además, lo abre para un grupo reducido de gente”, añade la experta.
Para tener una travesía lo más segura posible, la clave está en contratar, a través de agencias especializadas, los servicios de operadores serios que son los responsables de obtener el permiso para operar dentro del terreno, de contratar a los helicópteros, pilotos y guías, de hacer un correcto control de avalanchas, entre otros aspectos y tener el equipo necesario de rescate.
El lugar al que Ski Madness envía al 98 por ciento de sus pasajeros es Last Frontier, un destino de invierno situado en la Columbia Británica canadiense, casi en la frontera con Alaska. Allí opera un par de lodges que cuentan con seis helicópteros, que ofrecen vuelos a grupos de máximo 12 personas por aeronave.
La temporada va de diciembre a abril y, de acuerdo con información oficial del destino, de mediados de febrero a mediados de marzo es el periodo más popular para hacer heliesquí, por lo que se recomienda reservar hasta con un año de antelación para esas fechas.
En Sudamérica, el heliesquí también está disponible en Chile y Argentina durante el invierno austral, que comienza a finales de junio y termina a finales de septiembre. En Ushuaia, una compañía que ofrece este tipo de experiencia es Heliushuaia.

Alternativa acuática
Si lo tuyo son los deportes acuáticos, quizá te interese combinar un vuelo en helicóptero con una sesión de esnórquel. Al oeste de Australia, durante todo el año, se ofrecen recorridos de helisnorkeling desde el pueblo de Carnarvon hacia una playa privada en Shark Bay (parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO), a la que sólo se puede llegar mediante un vuelo en helicóptero, explica la oficina de turismo del destino.
Después de un recorrido aéreo de poco más de una hora, los visitantes llegan hasta una playa de conchas blancas y se aventuran a hacer esnórquel para ver estromatolitos, “fósiles vivientes” con más de 3 mil millones de años de antigüedad.

¡Memorables!
A bordo de un helicóptero también se pueden admirar varias ciudades, aquí tres urbes que se ven más guapas desde el cielo.

Chicago. La icónica arquitectura de esta ciudad estadounidense se complementa con vistas al lago Michigan y el río Chicago.
www.chicagohelicopterexperience.com

Las Vegas. Remata un sobrevuelo por Red Rock Canyon, con vistas a la iluminación de la famosa calle principal en la Ciudad del Pecado.
www.skylinehelicoptertours.com

Londres. Contempla desde otra perspectiva el Palacio de Buckingham, el río Támesis o el London Eye. Hay recorridos privados.
www.thelondonhelicopter.com

¡Participa con tu opinión!