Sólo lucran con “Juanga”

PARÁCUARO, Mich.- Para la familia y amigos de Alberto Aguilera Valadez, las especulaciones de que el cantante Juan Gabriel está vivo no tienen seriedad, pero sí una intención de lucrar aún con la muerte del Divo de Juárez.
Entrevistado en el rancho Juangácuaro, Pablo Aguilera Valadez, hermano del compositor, enfatizó que no puede tomar en serio las declaraciones en días pasados de Joaquín Muñoz, ex representante de Juanga, de que el cantante está vivo.
“Sería una cosa esplendorosa; bonita que surgiera él (Juanga), pero lo difícil es que ya lo enterramos; más bien lo cremaron allá (en Estados Unidos), pero yo no puedo opinar, porque no puedo hacer las cosas que no son reales”, dijo Pablo Aguilera.
Afirmó que le gustaría que su hermano Alberto Aguilera estuviera vivo y tenerlo a su lado. “Sí lo deseo, pero también estoy deseando algo imposible. Ahí alguien (Joaquín Muñoz) está haciendo negocio tal vez, o es una broma, no sé; un chiste de mal gusto”, supuso Aguilera Valadez.
Armando Villaseñor Cervantes, cronista de Parácuaro -la tierra natal de Juan Gabriel- y presidente del Comité “Regresa a Casa, Alberto”, afirmó también que las declaraciones de Joaquín Muñoz son sólo publicidad y lucrar con la imagen de Juanga.
“Yo en realidad no le hago caso a nada. Todos sabemos que él (Alberto Aguilera Valadez) ya falleció”, dijo Armando Villaseñor.
El cronista enfatizó que Sonia Magaña, la asistente personal más cercana de Juan Gabriel, le reiteró que el Divo de Juárez sí está muerto, ya que ella vio el cuerpo sin vida y fue quien tuvo el primer contacto con las autoridades estadounidenses.
Destacó que Sonia Magaña, originaria de Parácuaro, era la responsable de prepararle la comida y hacerle el vestuario a Juan Gabriel durante los últimos 12 años de vida del cantautor. “Ella lo vio muerto”, insistió.
“Yo creo que ya hay que dejarlo descansar en lugar de estar diciendo que está vivo y todo. Yo pienso que se merece respeto y esas personas (Muñoz) están lucrando; están llamando la atención con todas esas declaraciones”.
(EL UNIVERSAL)