Solamente con alianzas estratégicas podrán sobrevivir las pequeñas empresas que están naciendo en el sector textil y de la confección, advirtió el empresario Jesús Martínez Marmolejo, al señalar que la mayoría fenece al cabo de los dos primeros años.

El índice de mortandad en el sector es alto, dijo, pues la competencia es fuerte y si no hay producto propio e impulso de marcas, los talleres no tienen con qué permanecer en este amplio mercado, agregó el director del Centro Empresarial Textil y de la Confección (Cetec).

En entrevista, el industrial explicó que de cada diez pequeñas empresas o talleres que inician sus actividades en el ramo, más de la mitad no alcanza a cubrir el tercer año y el resto lo logra, pero casi siempre dependiendo de empresas grandes para las que prestan servicios.

En ese sentido, expuso que programas como el que recién finalizó de uniformes escolares y los que se concretarán en breve para indumentarias industriales, son solamente el impulso para la consolidación de esas Pymes a través de la alianza, pero no las exime del esfuerzo que deben hacer para concretar metas propias.

En ese sentido, Martínez Marmolejo señaló que entre más pequeñas empresas se consolidan en su capacidad instalada, lo hace también el sector en su conjunto, pues eso atrae más proveedores y se fortalece la cadena de producción.

Prueba de ello fue que en este año, tan sólo con el programa de uniformes escolares para el Gobierno, se sumaron al Cetec más de 30 fabricantes del ramo y al menos media docena de proveedores de maquinaria, tecnología de imagen, serigrafía, bordado y mercería, que como socios participarán de los servicios, capacitación y vinculación que ofrece el Consejo.

Finalmente, advirtió que para programas futuros ya sea de uniformes o producción de prendas en volúmenes altos para otros usos, se privilegiará a contratistas agremiados al Cetec, como una forma de incentivar la adhesión a este organismo que está decidido a fortalecer de nuevo el sector textil y de la confección.