Ayer, el Obispo José María de la Torre Martín y Monseñor Emilio Berlié Belaunzarán encabezaron la celebración del día la Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo, el Corpus Christi, en la Plaza de la Patria.
En esta ocasión, el Pastor de la Diócesis local expresó: “el Cuerpo de Jesús hecho pan primero, se ha transformado en entrega hasta el final; el pan se ha constituido en símbolo de unidad, y el sacrificio se ha hecho perenne fuente de salvación. Pocas veces meditamos en la Sangre y pensamos solamente en el vino. La sangre para muchísimos pueblos era la señal de la vida, como su espíritu. Pero para el israelita, la sangre del cordero se había transformado en memorial de liberación, en signo de la constitución de un pueblo, y en el lazo de unión entre todos los salvados”.
Ante cientos de fieles reunidos frente a Catedral, el Pastor señaló que la celebración litúrgica de este día, “nos invita a contemplar, el gran misterio de nuestra fe; a mirar con la mente y el corazón a Jesús Sacramentado, a Jesús real y verdaderamente presente con su carne, su sangre, su alma y su divinidad”.
Continuó: “la Eucaristía edifica la Iglesia y la Iglesia hace la Eucaristía, posibilitando real y eficazmente la comunión de los hombres con Cristo y, en Él, con el Padre y con el Espíritu Santo”, señaló el Obispo.
José María de la Torre exhortó a compartir el pan con el hambriento, el agua con el sediento, vestir al desnudo, visitar al enfermo y al encarcelado; a trabajar a favor de la construcción de una sociedad más humana, más justa, fraterna y solidaria.
Además, indicó que la Eucaristía “es aliento para rehacer el tejido cristiano de la sociedad; es punto de partida para la augurada nueva evangelización, capaz de llenar de contenidos evangélicos el estilo de los comportamientos, la cultura que nos rodea y toda la vida”.
“El hombre tiene hambre de solidaridad, de reconciliación, de perdón, de misericordia, de paz, hambre de Dios; no dejemos entonces lugar a la indiferencia ni al desaliento. Por el contrario, el estado permanente de misión de la Iglesia requiere de ustedes, no se contenten con una vida mediocre”, expresó a los asistentes.
Finalmente, dijo que es y será el Sacramento de la Eucaristía, el que da y dará la fuerza y la inspiración a los creyentes.

NUEVOS NOMBRAMIENTOS. El Pastor dio a conocer los siguientes nombramientos: el Padre Juan Carlos Tostado deja la Cancillería para irse de rector del Seminario Diocesano y en su lugar queda el P. Daniel Escobedo; el Padre Raúl Sosa Palos, deja la vicaría general, para asumir la rectoría de la Catedral, y lo sustituye el P. Javier Chávez.