Por Rubén Torres Cruz

Bomberos municipales lograron estabilizar a un perro de raza pequeña, que había quedado atrapado en medio de un incendio registrado en una vivienda. Debido a que la mascota presentaba un cuadro de intoxicación que ponía en riesgo su vida, los elementos tuvieron que practicarle respiración boca-hocico.

Los cuerpos de emergencia atendieron el reporte en el que se informaba de un incendio registrado en la calle Carlos Fuentes Mares, en el fraccionamiento Pintores Mexicanos. Al llegar, fueron informados por el propietario del inmueble quien detalló que había dejado alimentos sobre la estufa, la cual al sobrecalentarse originó el siniestro, que a su vez alcanzó a provocar daños materiales en las recámaras del segundo piso. Los bomberos se percataron que en el inmueble se encontraban dos perros de la raza Chihuahua, logrando recuperar a uno de ellos sano y salvo. Sin embargo, una segunda mascota presentaba cuadros de intoxicación por la inhalación de monóxido de carbono.

Fue así que de manera inmediata  el Comandante Refugio Sánchez y el Oficial Gabriel Esparza, pusieron a prueba sus conocimientos de primeros auxilios, realizándole la respiración boca-hocico, hasta lograr estabilizar al perro quien fue finalmente traslado al veterinario para su valoración.

En el lugar de los hechos, acudieron también las unidades UE-06, UE-16, UE-21, UE-57 dejando el lugar sin riesgo. Los daños materiales son considerables.