Nissi Valdovinos y Ángel Ramos
Agencia Reforma

MONTERREY, NL 29-Sep.- Las lluvias dejaron al descubierto la vulnerabilidad de las calles de la ciudad, al abrirse durante la madrugada de ayer un socavón que “devoró” una minivan con cinco personas, causando la desaparición de una mujer que iba a bordo y el deslinde de las autoridades.
La tragedia ocurrió alrededor de las 2:30 horas en la colonia Coyoacán, en una lateral de la Avenida Los Ángeles en su cruce con Nogalar, en territorio de Monterrey, en sus límites con el municipio de San Nicolás.
Recientemente se construyó en esa zona un colector pluvial, pero el Alcalde regio, Adrián de la Garza, aseguró ayer que la obra aún no había sido entregada, aunque la vialidad fue abierta a la circulación desde hace tres meses.
Igualmente, San Nicolás aseguró que los hechos ocurrieron en territorio de Monterrey, señalando que ahí se estuvo trabajando en el drenaje.
La víctima fue identificada como Emily Judith Álvarez, de 25 años, que acababa de salir de la boda de su hermano y se dirigía a su casa, en la Colonia Industrias del Vidrio.
Ella viajaba en una camioneta Venture con su hijo Marcelo Abraham Garza, de 6 años; su esposo, Javier Abraham Garza, de 35; la hermana de él, Sara Liliana Ramones, de 15, y un amigo de la familia, José Fernando Rodarte de 20.
De acuerdo con el suegro de la desaparecida, la calle cedió al paso de la minivan.
“La calle estaba inundada y la camioneta se les venía ahogando”, narró Manuel Garza.
Versiones de testigos señalan que, aunque al lugar llegaron elementos policiacos -sin precisar de qué corporación-, el rescate fue realizado por tres operadores de la empresa Grúas Bash, que se ubica a unos metros del lugar del socavón.
“Cuando regresamos para ayudar a la señora ya no la encontramos”, narró el operador José Erick González.