Después de diciembre, el mes de mayo es el más esperado por los trabajadores, que es cuando reciben una fracción de las utilidades que obtuvo la empresa en el año fiscal anterior, lo que en algunos casos es una cantidad razonable y en otros mínima, pero que siempre debe ajustarse a lo dispuesto por la ley.

Para que no se llamen a sorprendidos quienes obtengan menos de lo esperado, el máximo dirigente obrero de la entidad, José Alfredo González adelantó que este año hay una baja en ese pago, a partir de de que en 2017 no hubo las ganancias de otro tiempo, por lo que habrá quienes reciban en promedio entre 2 y 3 meses de salario de la Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU) y que públicamente se conoce como “reparto de utilidades”, pero para otros será el equivalente a una quincena.

Como lo hace cada vez que se acerca la citada distribución, el líder de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes (FTA) informó que “se analizan las copias de las declaraciones presentadas ante la Secretaría de Hacienda para ver si están de acuerdo con ella o bien presentar la respectiva inconformidad, tal como ocurrió el año pasado en que se presentaron dos ante el SAT”.

En función del análisis que se ha hecho pudo comprobarse que hay firmas en que hubo una reducción de ganancias, por lo que “hay que hacernos a la idea de que tenemos esta situación ahorita, y también hay baja en la producción, por lo que el próximo año también nos va a impactar”.

Consideró que el descenso en las utilidades “se debió, no a la baja en la producción, sino que una parte importante se tuvo que sacrificar en precios justamente por la competencia que hay en el mercado. Hablamos de la competencia que hay con los coreanos y chinos y esto obliga a México a que haya una guerra de precios, la cual está impactando”.

El pago correspondiente se inició a finales de abril, por lo que se espera que en el curso de este mes los 80,000 trabajadores afiliados a la central cetemista habrán recibido la parte que les corresponde, que como se señala será inferior a los cerca de mil millones de pesos que se entregaron en 2017.

Hay estudios que señalan a México como uno de los países con mayor déficit de participación económica, teniendo en cuenta que en unas cuantas manos se concentra la riqueza, en contraste con el infortunio de la mayoría, que forman la clase trabajadora y los segmentos populares, por lo que el rico es cada vez más rico y el pobre más pobre.

En el Siglo XIX, el liberal mexicano Ignacio Ramírez “El Nigromante”, dijo: “Así es que, el verdadero problema social, es emancipar a los jornaleros de los capitalistas, la resolución es muy sencilla, se reduce a convertir en capital el trabajo. Esta operación, exigida imperiosamente por la justicia, asegurará al jornalero, no solamente el salario que conviene a su subsistencia, sino un derecho a dividir proporcionalmente las ganancias con todo empresario”.

Fue una idea que germinó hasta el Revolución Mexicana y que finalmente quedó plasmada en la Constitución de 1917, donde aparece por primera vez esta figura, fortalecida en 1929 con las reformas a los artículos 73 y 123 de la propia Carta Magna. Finalmente, a finales de la década de los 50, el Congreso de la Unión aprobó modificaciones y adiciones a la Ley Federal del Trabajo que hizo obligatorio el reparto de utilidades de la empresa a sus trabajadores.

Mientras que las empresas medianas y chicas cumplen puntualmente con el PTU, las transnacionales buscan la manera de restringirlo, aduciendo descenso en las ventas, sin embargo los que conocen mejor si hubo ganancias y en qué cuantía son los mismos trabajadores, lo cual provoca reclamos y amenazas de paros que por regla general quedan en eso, porque en cuanto la temperatura sube los dirigentes sindicales se encargan de evitar que siga creciendo y tienen sus propios métodos para que las aguas vuelvan a su cauce.

ELLAS DOMINAN

Por más que exista quien asegure que el hombre avasalla en el resultado electoral, la mujer tiene el poder de decidir quién gana y quién pierde, bastándole con ir a las urnas. Desde hace varios años que en número son más que ellos, al registrar la Lista Nominal de Electores (LNE) 48% de varones y 52% de damas.

Además, han dado un paso significativo al lograr la paridad de género, esto ese, que las candidaturas a cargos de elección popular sean la mitad para una y otra especie y que en varios partidos políticos sea obligatorio que los dos principales cargos (presidencia y secretaría general) sean ocupados de manera igualitaria.

En materia comicial los aspirantes a un puesto de elección deben tener presentes los intereses y anhelos de las mujeres y que los compromisos se ajusten a una realidad, teniendo en cuenta que en los tiempos actuales hay una actitud contestataria, por lo que es preferible ceñirse a sus propósitos en lugar de construir castillos en el aire para salir del paso, o como una forma de atraer simpatías para captar votos.

De los casi 900 mil aguascalentenses convocados a votar el próximo uno de julio, 485 mil 990 son mujeres y 453 mil 119 hombres, por consiguiente ellas tienen la posibilidad de definir a los ganadores a nivel presidencial y por las senadurías y diputaciones federales y las diputaciones locales.

La capital de Aguascalientes concentra el mayor número de habitantes (por lo que hay quien señala que es una “ciudad-estado”), sin embargo tan importante es el municipio capitalino como los otros 10, ya que a la hora de contabilizar los votos puede ganarse o perderse por uno y éste provendrá de cualquier parte de la demarcación.

Sobre el particular, hay lugares donde vota el 60 y hasta el 70% de los residentes, mientras que en otros es de 42 y hasta 46, pero casi nunca rebasa el 50%, por lo que una circunscripción pequeña proporciona mayor valor al sufragio y por ende ayuda a elevar las posibilidades de victoria, principalmente de los candidatos a legisladores federales.

PARA REFLEXIONAR

La semana pasada se conoció la separación de cuatro funcionarios del Centro Médico Nacional La Raza, del IMSS, lo que en primera instancia sería una noticia más de las tantas que hay a nivel nacional, sin embargo esta tiene varias aristas que obliga a comentarlas, ya que la situación en que se encuentran los hoy apartados de su trabajo puede ocurrir en cualquier delegación del país. Quedaron sujetos a investigación el director médico, el coordinador del turno nocturno, el jefe de la División de Obstetricia y la jefa del Departamento Clínico de Perinatología, pertenecientes al Hospital de Ginecobstetricia No.3 del Centro Médico Nacional La Raza. El motivo de su alejamiento es en respuesta a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), ante la denuncia de una familia que a un familiar de 28 años no se le realizó una cesárea pese a que estuvo cinco días interna en ese lugar, por lo que perdió al bebé el 3 de mayo. La determinación del Seguro Social puede ser drástica, teniendo en cuenta que la responsabilidad sería del médico encargado de atender a la paciente, y no precisamente de sus superiores, porque actuar en esa línea es tanto como pedir la destitución del director general del Seguro Social, que en orden jerárquico es la máxima autoridad, como tampoco se puede imputar cargos a enfermeras y personal administrativo que tuvieron conocimiento del caso. En donde se presuma que hubo negligencia se debe poner en claro quién es el directamente responsable y no arrastrar a los que dependen de él ni a toda la cadena de mando. Son casos muy dolorosos y sumamente lamentables, ya que no tienen remedio, pero se deben sopesar los alcances de cada atribución para no cometer una injusticia.

¡Participa con tu opinión!