Noé García Gómez

El centro de la ciudad esta fortificado, o así lo pareciera, ya que lo que conocemos como la plaza patria o plaza de armas se ven muros de madera que tapan el acceso visual y de tránsito. Muchos se preguntan ¿y qué se está haciendo? En estos tiempos de crisis económica ¿es conveniente una remodelación ornamental en pleno centro de la ciudad? Pues dicha remodelación es en conmemoración a los 100 años de la Soberana Convención Revolucionaria y a exactamente dos meses difícilmente pareciera que terminarán las obras.

La Soberana Convención Revolucionaria fue un evento que marcó la historia de nuestro país y se desarrolló en nuestra tierra Aguascalientes, es por ello que tomaré extractos del trabajo de Doralicia Carmona del libro Memoria Política de México que describe breve y explicativamente dicho suceso transcribiendo sucesos emblemáticos.

“La pugna entre los grupos que derrocaron a la dictadura de Huerta comenzó tras el asesinato de Madero, cuando Carranza asumió el mando del Ejército Constitucionalista para luchar contra Huerta, e invitó a Villa a integrarse, pero éste no aceptó subordinarse a Obregón, por lo que Carranza nombró a Villa general del Ejército Constitucionalista al mando de la División del Norte.

El 1º de octubre de 1910, con asistencia de 69 delegados, se inició la Convención en la ciudad de México. Villa se negó a ir a la capital por el temor a ser encarcelado o asesinado. Por su parte, Carranza condenó a la “minoría indisciplinada” (Villa) y renunció a la presidencia y a la jefatura del ejército, pero la Convención no lo aceptó. Entonces, Villa accedió a asistir a un terreno neutral, en Aguascalientes, de donde tomará su nombre la Convención, pero entonces fue Carranza quien no aceptó participar personalmente.

En el Teatro Morelos de Aguascalientes, tiene lugar la primera sesión, se aclara que se trata de continuar la Convención iniciada en la capital de la República; sin embargo, se procede a integrar una nueva Mesa Directiva: Antonio I. Villarreal, inclinado hacia Carranza, presidente, con dos vicepresidentes villistas, José Isabel Robles y Pánfilo Natera, así como Samuel de los Santos, Marciano González, Federico Montes y Mateo Almanza, secretarios. Para revisar las credenciales de los delegados se integra una Comisión por los generales Blanco, Aguirre Benavides, Ángeles, Iturbe y Márquez. En la práctica, se forman de hecho tres grupos: el carrancista (muy dividido y sin representante oficial de Don Venustiano), el de la Junta Permanente de Pacificación y el villista que encabeza Felipe Ángeles.

El día 15 de octubre, se designarán cinco delegados, encabezados por el general Ángeles, a invitar a Zapata a que envíe delegados a la Convención. Se acordará que entre tanto llegan los zapatistas, no se tratarán asuntos importantes sino a partir del 22 de octubre próximo.

El 13 de noviembre siguiente, sesionará la Convención. Adoptará el Plan de Ayala, y a sugerencia de Obregón aprobará los ceses de Carranza como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista y encargado del poder Ejecutivo, y de Villa como jefe de la División del Norte. Enseguida procederá a elegir presidente provisional de la República. Ganará Eulalio Gutiérrez con 112 votos contra 21, con la reserva de que sea ratificado por los zapatistas.”

La etapa histórica de la Convención Revolucionaria es interesante y que todo mexicano y principalmente ciudadano de Aguascalientes tiene que conocer, la edificación y remodelación del centro de la ciudad podrá servir para recordarla, pero la función social de difundir esta parte de la historia tiene que ir más allá y que a dos meses de la fecha veo difícil que se hagan acciones para desarrollarla.

Por lo pronto propongo una: que el gobierno del estado publique íntegramente este trabajo de Doralicia Carmona en una edición económica y distribuya gratuitamente el libro a todos los hogares de nuestro estado. Recuerdo que para el festejo del bicentenario el Gobierno Federal distribuyó banderas de esta forma y generó un patriótico impacto en millones de ciudadanos especialmente los niños. Espero se atienda esta respetuosa contribución a los festejos.