Prof. Flaviano Jiménez Jiménez

Para elevar la calidad de la educación, mediante la evaluación del desempeño docente, la Ley de Educación del Estado de Aguascalientes, en su Artículo 20, Fracción IX, establece que corresponde al Ejecutivo del Estado, por conducto de la Autoridad Educativa, “Ofrecer al Personal Docente y al Personal con Funciones de Dirección y de Supervisión programas de desarrollo de capacidades para la evaluación interna a que se refiere la Ley General del Servicio Profesional Docente”.

Efectivamente, esta Ley dispone evaluar a las maestras y a los maestros en su desempeño escolar y, para tal efecto, las autoridades educativas locales, previamente, deben capacitar y/o actualizar a los docentes, directores y supervisores de las escuelas en los perfiles, parámetros, indicadores, y en otros rubros con el fin de que el magisterio esté en condiciones de mejorar su enseñanza, y a través de ésta elevar la calidad de la educación. Sin embargo, ni el Ejecutivo del Estado ni las autoridades del Instituto de Educación, dan muestras de estar interesados en capacitar al profesorado de la entidad en lo que estipula la Ley antes mencionada. Ciertamente, y habrá que decirlo, la Dirección de Desarrollo Educativo del IEA recientemente ha iniciado con el desarrollo de algunos cursos; pero éstos son obsoletos para las exigencias actuales, pues son los mismos que por años se han impartido de manera rutinaria, sirviendo más para el otorgamiento de puntos con fines de ingresar o de promoverse en Carrera Magisterial, por el simple hecho de asistir a los cursos y sin importar la mejora en los aprendizajes de los alumnos. Por sentido común, y algo más, sería preferible que las autoridades del IEA aprovecharan los recursos financieros, que se desperdician en sus acartonados cursos, para ofertar actualizaciones de conformidad con las exigencias de la Ley General del Servicio Profesional Docente. Pero como no se ve esa intención pedagógica del IEA a favor de una auténtica educación, ahora es la Sección I del SNTE la que ha tomado la iniciativa de organizar cursos de actualización que respondan a las exigencias de la Reforma Educativa y de preparar a los maestros para la evaluación del desempeño docente, y con ésta mejorar la educación. Es paradójico que la instancia oficial, la que por Ley tiene obligación y el deber moral de  actualizar a los docentes, a los directores y a los supervisores, no lo haga, y que sea la parte sindical la que asuma esa responsabilidad, y sin tener recursos financieros para ello.

Y ¿qué hará la Sección I del SNTE para llevar a cabo esos cursos de actualización? Inicialmente, ha integrado ya a un grupo de maestras y maestros que, de manera voluntaria y gratuita, están participando en el diseño de esos cursos, con base en los lineamientos establecidos por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). Terminado el diseño, se invitará a más docentes y directivos, de todos los niveles, para capacitarlos en módulos y temas definidos, y que éstos, a su vez, sean los multiplicadores de los talleres académicos que se desarrollarán en todos los municipios del estado. Para el despliegue del proyecto, previamente habrá una calendarización y una amplia difusión con el fin de que los maestros, los directores y los supervisores, de todo el estado, estén enterados y puedan inscribirse en los cursos. Las organizaciones regionales de la Sección Sindical, así como las delegaciones sindicales de las zonas y de las escuelas serán fundamentales tanto para difundir, como para organizar los grupos y realizar las actividades de apoyo previstas en el proyecto.

No es tarea sencilla poner en marcha esta empresa, máxime que se trata de atender a cerca de 17 mil maestros y directivos, y sin contar con recursos financieros. No obstante, hay entusiasmo, voluntad y alto grado de compromiso entre los integrantes del Comité Ejecutivo de la Seccional I del SNTE, así como del grupo de académicos, para aplicar este proyecto de actualización; y, sobre todo, el magisterio está interesado y solicitando apoyos de esta naturaleza. Estos elementos serán los principales soportes que garanticen el éxito deseado. La Sección I del SNTE y los maestros, con esta labor titánica, demostrarán que su interés no radica únicamente en los asuntos laborales, sino también en lo fundamental que es mejorar la enseñanza y, con ésta, elevar la calidad de la educación en el estado de Aguascalientes.

Sobre la marcha, y cuando se considere pertinente, también se está pensando en diseñar otros talleres de capacitación para que los maestros, sobre todo de reciente ingreso, puedan obtener buenos resultados en los exámenes de oposición para mejorar su situación laboral; así como para que todos, o los interesados específicos, también tengan las mejores oportunidades de promoverse o de acceder a los estímulos que establece la Ley General del Servicio Profesional Docente. Y aclara la Sección I del SNTE que los cursos se harán en horarios alternos o sabatinos, con objeto de no interrumpir las clases por respeto a los alumnos y a los padres de familia.

Es importante destacar que mientras en otros lugares se vandaliza, se quema y se destruyen bienes; aquí, el sindicato y los maestros se preparan para construir una mejor educación. ¿Y el IEA?…

¡Participa con tu opinión!