CDMX.- ¿Qué pasaría si Luis Miguel no aprobara la realización de una segunda temporada de la serie sobre su vida y Netflix decidiera producirla?
De entrada, un panorama para la plataforma que puede incluir reclamos legales por daño moral por la narrativa, uso indebido de la imagen y nombre (aunque no sea marca registrada), no poder utilizar el catálogo musical relacionado al artista y muchas otras cosas más, explica el abogado Guillermo Pous, especialista en Derechos de Autor.
“Seguramente existe una cláusula, con un reconocimiento pleno y expreso en la cual se abstienen por completo llevar a cabo cualquier explotación vinculada directa, indirecta y circunstancialmente con estos contenidos, con lo cual ya estarían obrando de mala fe.
“Serían diferentes las acciones de las que él podría echar mano para tratar de evitar que esto se lleve a cabo. Ahora insisto, una cosa es que pueda tomar medidas para frenar y otra cosa es que se haga y, posteriormente, realizar los reclamos que correspondieran”, compartió Pous.
Aunque están en pláticas con el ídolo, hasta el momento no se ha confirmado la continuación de “Luis Miguel, La Serie”.
No obstante, en el caso hipotético de que la plataforma decidiera hacerlo, las consecuencias monetarias serían elevadas debido al éxito de la primera temporada, consideró el especialista.
Además, seguramente tendría que conseguir otra casa productora distinta a Gato Grande, de la que el propio Luismi es socio, pues Netflix sólo cuenta con los derechos de distribución en Latinoamérica y España.
“Podría llevar a cabo una producción propia y además distribuirla, el tema es que seguramente, con la experiencia que debe haber tenido el abogado con el que negociaron (la primera vez) debió establecer esos candados para evitar esta pretensión o, por lo menos, dejar un precedente de que no lo podían hacer”.
Sería un panorama complicado si no se contara con la aprobación del artista y, posiblemente, no se podría realizar como sucedió con el proyecto que planeaba Univisión y que sería producido por Pedro Torres.
Para el abogado, quien es albacea de Alberto Aguilera Valadez (Juan Gabriel), la parte más sensata es que todas las bioseries cuenten con la aprobación del propio artista. (Fidel Orantes/Agencia Reforma)