El Obispo José María de la Torre Martín afirmó que sin participación ciudadana, no puede haber paz, justicia social y una verdadera democracia. Dijo que hace falta que la gente se involucre más en decisiones de amplia repercusión y en problemas que nos afectan a todos. Añadió que el que sólo haya votado el 40% de los electores, es preocupante y sentenció que cometieron “pecado grave social” quienes no acudieron a las urnas.

El líder de la grey católica externó su desacuerdo con la expresión de que “el pueblo tiene el gobierno que merece”; consideró que merecemos más, y sólo se logrará en la medida en que la participación ciudadana desplace la apatía y la negligencia. “Hay que luchar por un Gobierno que responda a las expectativas de la población” sentenció.

BUENOS VECINOS. El prelado agregó que es fundamental que todos nos unamos por el bien común y hasta para cuidarnos contra la delincuencia. “Los vecinos deben apoyarse unos a otros; debemos ser más cuidadosos y menos confiados, porque en estos tiempos, hay gente que sólo espera la oportunidad para apropiarse de lo ajeno, para dañar al prójimo”, lo que evidencia la necesidad de fomentar valores tanto en el hogar como en la escuela.

ROBO A PARROQUIAS. De la Torre Martín Reconoció que las parroquias no han quedado exentas de robos y que en los propios templos se ha afectado a los fieles, además de los cristalazos en las explanadas o calles aledañas de los mismos, por lo que se han reforzado los rondines. Detalló que cada párroco implementa las medidas de protección que cree convenientes, para salvaguarda de propios y visitantes.

DIVISIONES. También habló de la fiesta de Pentecostés, a la vez que reconoció que desde hace tiempo se gestan situaciones internas en la Iglesia, a causa de las divisiones ideológicas, malos entendidos doctrinales, los abusos de poder y sexuales contra los menores, la información distorsionada que propician algunos medios de comunicación para confundir más a los fieles y la falta de ética al momento de transmitir los datos con veracidad, “pues vende más la polémica que la pureza de la verdad”, agregó.