El Heraldo de Aguascalientes

Sin frío ni miedo

Los renos, quienes jalan el trineo de Santa, son conocidos por su incomparable resistencia.
Recorrer largas distancias, hasta 65 kilómetros al día, y soportar climas súper fríos son algunas de sus cualidades.
Si bien “reno” es su nombre europeo, y el más difundido por las historias decembrinas, en América se le conoce al Rangifer tarandus como “caribú”.

Parte por parte
PELO: el color se adapta a la región donde viven; es oscuro intenso en las zonas boscosas y casi blanco en la tundra.
PIEL: tienen dos capas, una gruesa de pelos delgados, y, sobre ella, una de pelaje más largo, que los protege del frío.
NARIZ: también tiene pelo y las fosas nasales calientan el aire que respiran para mantener estable la temperatura de su cuerpo.
VISTA: perciben estímulos ultravioletas; es decir, pueden ver más allá del espectro percibido por el ojo humano.
CUERNOS: Es la única especie de ciervo en la que tanto hembras como machos poseen unos, a diferencia de venados y alces.

¿Dónde viven?
Habitan en zonas frías del Ártico y subártico, en Rusia, Canadá, Noruega, Suecia, Finlandia, Estados Unidos, Alaska y Groenlandia. De hecho, en éstos últimos dos países se consume su leche.
Fueron introducidos a Islandia, las Islas Malvinas y las Islas Georgias del Sur como animales domésticos, pero su población aumentó y se convirtieron en silvestres.
Sus hogares favoritos son los bosques de coníferas, que habitan en invierno, y las planicies ricas en hierbas, en verano.

En números
1.8 a 2 metros es su longitud
1.5 metros alcanza su altura
300 kilogramos pesan algunos machos (el doble que una hembra)
1 metro de ancho puede medir su cornamenta
3.6 centímetros alcanza el espesor de su pelaje

El más famoso
Rodolfo es uno de los nueve renos que, según distintos relatos, tiran el trineo de Santa cuando viaja por el mundo. Fue el último en integrarse al grupo y es famoso por su nariz roja, que emite una luz que ayuda a Papa Noel a encontrar el camino a las casas.