El Pleno de la LXIII Legislatura designó ayer, con 22 votos a favor, al licenciado Asunción Gutiérrez Padilla como nuevo titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) por el periodo 2018-2022; en el dictamen, también fueron contemplados dentro de la terna, los aspirantes Enrique Pimentel González Pacheco y Wilfrido Isamí Salazar Rule.
Terminada la votación, el presidente electo de la Comisión Estatal de Derechos Humanos ingresó al Recinto Oficial Soberana Convención Revolucionaria para rendir la protesta de ley correspondiente ante los diputados; cabe destacar que asumirá de manera formal el cargo el próximo 15 de enero.
CUESTIONAMIENTOS
En entrevista colectiva, el nuevo ombudsman fue cuestionado sobre la especulación de “que ya estaba elegido desde el poder ejecutivo”. En respuesta, Gutiérrez Padilla respondió: “Mire, yo también escuché todo eso y lo leí, la verdad es que los diputados no tienen compromiso conmigo, yo no tengo más compromiso con los diputados que hacer cumplir la ley en función del nombramiento que me otorgaron y en eso me empeñaré. Lucharé todos los días para que los más desprotegidos estén tutelados por la institución que ahora me va a tocar presidir, una institución muy noble que debe, no nada más cuidar que se respeten los derechos humanos, sino acompañar y dar seguimiento a ese tipo de acciones que merezcan una recomendación”.
-¿Prefiere usted una política de mano dura o de negociación? Sobre todo como están las policías en este momento.
-Los derechos humanos una vez violentados no son materia de negociación, mi actitud no es de enfrentamiento, pero menos de sumisión, es decir, vamos a luchar, vamos a actuar y vamos a vigilar que se respeten los derechos humanos. Somos seres humanos y en consecuencia todos los días tenemos que ir perfeccionando nuestras actitudes y nuestras conductas, pero requiere un gran compromiso, un compromiso que además me permite también de alguna forma trascender, que representa igualmente la posibilidad de cerrar un ciclo laboral en la vida y no quiero por ningún motivo hacerlo mal.
-Licenciado, ¿tiene también trabajando su notaría? ¿Ahí alguien se quedó encargado? ¿Está todavía en proceso de que se la entreguen?
-Mi notaría está impugnada; también escuché eso, que era un canje, gané la primera instancia en el Tribunal Contencioso, mis contrapartes que fueron quienes demandaron la nulidad, fueron dos demandas, se las gané en primera instancia y ellos recurrieron al amparo de la justicia federal. Entonces está suspendida y el día que se gane el juicio, si es que lo ganamos, seguramente pediré una licencia o pondrán algún notario supernumerario. No es compatible la función de la comisión con ningún trabajo.
-¿Cuándo se la entregaron, licenciado, esta notaría?
– Me la entregaron, si mal no recuerdo, el 28 de noviembre del año pasado.
-Oiga, ¿Cuál es su relación con el PRI? Se lo pregunto porque su hijo Alfonso es militante priísta, y usted trabajó en la administración de Miguel Romo Medina y recibió una notaría de Carlos Lozano de la Torre, gobernador priísta.
-Con todo gusto, mi relación con el PRI es de respeto, nunca he pisado el edificio del PRI, no tengo ninguna militancia con el PRI, es exactamente igual mi relación con los otros partidos. En donde estuve trabajando que fue una trinchera de más de 30 años pasaditos, buscamos siempre el equilibrio porque creemos que en el centro se encuentra la virtud y tratamos de cumplir todos los días con nuestra función.
-Uno de los retos, se dice, es cambiar la imagen de la Comisión, que porque ahora es como de defensa de los delincuentes. ¿Sí es cambiar precisamente esta imagen? ¿Cuáles son los retos?
-En el imaginario colectivo, efectivamente existe la idea de que la Comisión Estatal de Derechos Humanos defiende delincuentes, yo le puedo responder categóricamente que la Comisión Estatal no tiene dentro de sus facultades, ésa, sino la de defender a todas aquellas personas a las que les es vulnerada su dignidad o cualquiera de sus múltiples derechos humanos. Los delincuentes tendrán que defenderse con sus abogados particulares o con sus defensores de oficio y solamente la Comisión Estatal de Derechos Humanos debe de intervenir cuando en el proceso de ellos les es violentada alguna de sus garantías o alguno de sus derechos humanos.
-Licenciado, ¿Cómo recibe usted la Comisión de Derechos Humanos? ¿En qué condiciones?
-Pues tengo la mejor opinión del maestro Martín Jáuregui, es un hombre inteligente, culto y trabajador; mi primer trabajo será hacer un diagnóstico interno, afortunadamente hay un lapso de un mes para hacer el diagnóstico y ver qué reingeniería se tendría qué hacer.
-Licenciado, durante su elección estuvieron aquí miembros de la sociedad civil organizada, sobre todo de los derechos LGBTTT. Mencionaban que si usted no sigue pugnando para que se cumplan sus derechos a nivel legislativo, hasta plantones van a hacer en la CEDH. ¿Cuál es su perspectiva, punto de vista, o su opinión ante la agenda de la diversidad sexual?
-Siendo ahora el responsable de defender los derechos humanos, soy el primero en respetar esa decisión de las asociaciones civiles y de los grupos del LGBTTT y respetar lo que ellos decidan hacer, es un principio, la libre autodeterminación, las personas pueden y deben hacer de su vida lo que consideren conveniente. Debo decirle que la magia de esto estriba que dentro de la diversidad haya armonía, tenemos que respetarlos, tenemos que defenderlos cuando las autoridades no les respeten sus derechos humanos y esa será la mística de trabajo.
-Además se venía haciendo un trabajo en conjunto, ¿Se continuará? Porque ellos venían laborando de la mano.
-Todo lo que se está haciendo bien, que no es poco en la Comisión Estatal de Derechos Humanos, por supuesto que se fortalecerá, es lo menos que debo hacer; lo que sí le digo es que las puertas de la Comisión estarán abiertas para todas las personas. Asimismo, intentaremos estar previniendo que no se cometan violaciones a los derechos humanos, es decir, menos recomendaciones, pero más respeto a los derechos humanos. Buscaremos usar recursos para que la educación en todos los niveles, incluido en las esferas gubernamentales, se usen para capacitar, para ilustrar y para culturizar y luego nuestras recomendaciones tendrán que ser auténticas sentencias sin invadir nada del Poder Judicial, eso es otro tema, pero deberán estar debidamente fundadas y motivadas para evitar que los que violenten los derechos humanos encuentren subterfugios y se escapen. Luego la parte importante, no abandonarlos, darles seguimiento.
-¿Entonces es seguir con esta agenda de la diversidad sexual, como lo venían manejando?
-Por supuesto que seguiré con la agenda de la diversidad sexual, es que además debo decirle, la Corte se pronunció ya, entonces ya no es qué quiere o qué no quiere el responsable de los Derechos Humanos, y el resto de los ciudadanos. Es decir, las decisiones de la Corte hay que acatarlas, en todo caso habrá que adecuar las leyes secundarias que son, en ocasiones, las que todavía no coinciden.
-¿Pugnará que se le den más facultades a la CEDH? ¿Qué se emitan no solamente recomendaciones sino sentencias que sean ejecutorias?
-Si pasáramos del ámbito no jurisdiccional al jurisdiccional derrumbaríamos el Sistema de Derechos Humanos, debe seguir siendo no jurisdiccional, pero la Comisión de Derechos Humanos contra muchas opiniones sí tiene dientes para apretar a quien violente los derechos humanos, el tema es hacerlos efectivos; con las reformas del 11 encontramos que la CEDH puede obligar al que violente los mismos, presentarlo ante el Congreso y la exposición, la exhibición pública es una sanción severa, pero adicionalmente a lo que estoy diciendo, la Comisión tiene y debe acompañar a las víctimas en sus procesos judiciales, no quiere decir que seamos parte del proceso judicial.
-Durante este mes y hasta que entre en funciones, ¿cuál será su trabajo?
-Mi trabajo será adentrarme en la organización que tiene la Comisión, en la forma en que están trabajando, en las capacidades del personal; impartí muchos años la clase de Derecho Laboral, luego, sé que estoy obligado a no violentar los derechos humanos de los trabajadores de la propia Comisión. Seré muy respetuoso y me quedaré con toda aquella gente que tenga la voluntad, el compromiso, la empatía con la gente, que tenga la sensibilidad para atender a las personas lastimadas, a los grupos vulnerables; si después de eso alguien no comulga con esas ruedas, pues no es útil para la Comisión Estatal.