Pasan los sexenios sin que se solucione el mal uso que hace la mayoría de los ayuntamientos de los recursos destinados al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Servidores Públicos de Estado de Aguascalientes (ISSSSPEA), problema donde en gran medida tiene la culpa el propio organismo al permitir la demora, que no es de dos o tres meses, sino de años.

Cada uno de los que han estado al frente del Instituto se quejó de que los gobiernos locales descuentan la cuota a los trabajadores, pero le dan un fin distinto al previsto, lo que perjudica al personal en distintas formas, principalmente a quienes tienen un préstamo económico o para vivienda, ya que sus aportaciones mensuales no aparecen.

Toca el turno al actual titular, Arturo González Estrada, señalar que el único municipio que está al corriente de las aportaciones es el de Aguascalientes, mientras que los otros ayuntamientos han incumplido con sus obligaciones, principalmente Rincón de Romos con 48.4 millones de pesos (mdp), Tepezalá, 41.5 mdp y Jesús María 20.5 mdp.

Por su parte, Pabellón de Arteaga adeuda 9.8 mdp, San Francisco de los Romo 8 mdp, San José de Gracia 5.4 mdp, Cosío 3.2 mdp, Calvillo 2.2 mdp, Asientos 1.4 mdp y El Llano 717 mil pesos.

En primera instancia, podría suponerse que la dirección del ISSSSPEA está de acuerdo con los alcaldes para que retrasen la entrega del dinero, para que lo apliquen en diversos programas, pero la cuestión está en que es demasiada coincidencia que gobiernos de distinto origen político, tanto a nivel estatal como municipal, actúen de la misma manera.

Esa millonaria suma no es de los gobiernos municipales, puesto que no proviene de partidas federales ni estatales ni de la hacienda propia, sino de lo que retienen al personal, por lo que sólo fungen como enlace en la recepción, misma que deben transferir a la mayor brevedad.

Cualquier institución que tiene convenios con un organismo público o privado para un cobro a los empleados, exige que le remita de inmediato el recurso y si hay un retardo busca la manera de que se cumpla con este compromiso. No permite que se acumule y menos que crezca la deuda, algo que –extrañamente– ocurre en el ISSSSPEA, que lo único que hace es recordarles a los presidentes que se pongan al corriente.

Con lo que recaba, el Instituto garantiza el pago de las pensiones y las prestaciones y servicios sociales, principalmente los préstamos personales y para el pago de hipotecas o compra de vivienda, lo que garantiza una continuidad de los beneficios a que tienen derecho el personal en servicio y los que están retirados.

La dirección del Instituto incumple lo que ordena el artículo 10, inciso III de la Ley del propio cuerpo: “Requerir el cumplimiento de las obligaciones de las entidades públicas, patronales y de los afiliados que se hayan omitido, dictando medidas correctivas, determinando los créditos y requiriendo su pago en términos de la presente Ley y las Leyes correlativas”.

Para lograr el pago, el inciso IV ofrece facultades para hacer efectivo el cobro: “Requerir a la Secretaría de Finanzas la afectación, retención y entero de cuotas omitidas con cargo a subsidios, aportaciones, participaciones y demás recursos de la Hacienda Federal, Estatal o Municipal”.

Y por si fuera poco: “Allegarse de las pruebas necesarias y presentar denuncias por los delitos cometidos contra el Instituto y quien resulte responsable de los actos que se le imputen”, expresa el inciso VI del mismo artículo 10.

Si existe el andamiaje suficiente para hacer valer los derechos del Instituto ¿cuál es la razón para que no se actúe?

IDAS Y VENIDAS

Cuando se creía sepultada la idea del “multisindicalismo”, vuelve a surgir con la alerta que hizo el empresario Roberto Díaz Ruiz, al considerar que de llegar a ocurrir perjudicaría la solidez productiva y ubicaría en riesgo la paz laboral y social que registra Aguascalientes.

Subrayó que hay inquietud entre los hombres y mujeres de negocios por la posible participación de dos o más sindicatos en una sola empresa, porque esto metería en un berenjenal la negociación contractual y los convenios para las condiciones de trabajo.

Aguascalientes es un estado que no cuenta con playas ni fronteras y “tampoco con grandes reservas de minerales o de bienes materiales”, su mayor riqueza es la paz laboral, que es un valor “bastante apreciado” por los inversionistas, lo que se ha logrado gracias al entendimiento entre los factores de la producción, por lo que “debemos cuidarlo como un tesoro”, apuntó.

El ex presidente nacional de los transportistas de carga y actual líder local subrayó que cuando varios sindicados entran a negociar a una empresa los acuerdos se dificultan y con mayor razón si esa empresa tiene mil o más trabajadores, pues podría enfrentar escenarios radicales como la presencia de un sinnúmero de sindicatos, lo que de suceder “sería caótico”.

Lo que narra Díaz Ruiz se vivió antes, durante y pocos años después de la Revolución Mexicana con las empresas ferrocarrileras del país, todas ellas de origen estadounidense. Cada especialidad tenía su propio sindicato, por lo que cuando alguno de ellos se iba a la huelga obligaba al resto del personal a suspender sus actividades, ya que estaban enlazadas; además, aunque quisieran no podían hacer la labor de los paristas por un pacto de no injerencia.

Para terminar con esa situación, y con la anuencia de todos los involucrados, se optó por crear una sola agrupación, que nació el 1 de febrero de 1933, con lo que aún cuando en el tiempo llevó a cabo varias suspensiones, el diálogo y firmas de acuerdos ante la patronal se realizó con una sola representación sindical.

La idea de entonces se evoca hoy, al citar el dirigente que los factores de la producción deben mantenerse unidos para seguir impulsando la productividad, por lo el Gobierno debe cumplir su función facilitadora para la inversión, en tanto los capitalistas tienen que seguir aplicando su dinero y esfuerzo para hacer crecer las empresas y generar más empleo.

Bajo este marco, aseveró que la apuesta debe ir por el acuerdo entre las tres partes para impulsar el trabajo, la productividad y la paz social, aún cuando las reformas en materia laboral que están planteadas han generado inquietud por el tema de la representación sindical.

Lo que se espera es que las modificaciones o agregados que se hagan a la legislación sean para bien del país, que esto signifique un avance y no un retroceso que ponga en riesgo la firmeza laboral y el sistema productivo en general. Lo que México requiere son propuestas viables y un diálogo constructivo que asegure un mejor desarrollo para cada uno de los agentes que participan en la vida colectiva, puntualizó.

FUNDACIÓN VITAL

Celebrar el décimo aniversario de su fundación debe ser motivo de gusto y reflexión para los integrantes de la Fundación de Alzheimer Aguascalientes, porque han sabido mantener enhiesto su propósito de ser estandarte de familiares y enfermos en la búsqueda de nuevas condiciones de vida. La presidenta de este organismo, Berta Dora Quezada Sánchez, explicó que durante este tiempo se ha atendido a cerca de 500 familias y ofrecido apoyos y asesorías para el cuidado de pacientes. Dijo que desafortunadamente el Alzheimer va en crecimiento, como lo detalla la Organización Mundial de la Salud (OMS), pues cada tres segundos aparece un nuevo caso en alguna parte del planeta y hasta el momento no existe una cura, como lo determina el medicamento que recién iba a lanzar al mercado un laboratorio, pero que no rindió los efectos que se esperaban, lo que no obsta para que siga adelante las investigaciones para encontrar una solución. Por lo pronto, la Fundación en el estado presentará el 23 de marzo en el Teatro Aguascalientes la ópera “Carmen”, en coordinación con una academia local de ballet y el apoyo de bailarines profesionales de Guadalajara. Se busca recaudar fondos para continuar con la construcción de la Estancia de Día, que será un logró de la mayor importancia, ya que se proyecta para que sea un lugar adecuado para atender a estas personas y darles mayor asesoría a las familias.