Continúa la comercialización de cigarros ilegales y es por ello que la Cofepris pide a los estados mayor vigilancia para el aseguramiento de estos productos, ya que representan un mayor riesgo a la salud del consumidor, pues sus ingredientes y condiciones sanitarias de producción son desconocidos.
Además, está prohibida le venta y comercialización de cigarros sueltos, a granel o por unidad, y sigue dándose, principalmente en tiendas de abarrotes.
El director de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías, advirtió que puede tratarse de producto falsificado, adulterado o incluso puede contener compuestos químicos potencialmente tóxicos y distintos a la planta del tabaco, por lo que no se puede establecer el comportamiento de dichas sustancias en el organismo.
“Uno de los riesgos más importante es que, por su bajo costo, los cigarros ilegales se vuelven más disponibles para niños y adolescentes, lo que fomenta el consumo temprano de tabaco en edades altamente vulnerables”.
Las marcas ilegales se detectan fácilmente, porque sus nombres no son comunes, son exóticos y desconocidos.
Finalmente, reiteró que la Comisión Federal para la Prevención contra los Riesgos Sanitarios ha pedido a las autoridades sanitarias de los estados, reforzar las acciones de vigilancia y aseguramiento de cigarros ilegales en puntos de comercialización y distribución, así como su destrucción para evitar el acceso al público, independientemente de la responsabilidad administrativa o penal imputable a los comercializadores de los mismos.