Tras informar que más de cien estudiantes de secundaria han sido atendidos por psicólogos por diversos grados de agresión, el Instituto de Educación de Aguascalientes confirmó el crecimiento de la violencia dentro de los planteles escolares, aunque por fin se observa una nueva actitud por parte de los afectados que están denunciando y no callándose más.
Raúl Silva Perezchica, director del IEA, señaló que uno de cada cinco casos denunciados ante la autoridad por agresión escolar no es verídica o con información a medias o alterada, pero uno de las cuestiones por atender se relaciona con las ideaciones presuicidas o de privación de la vida y la incursión al mundo de las adicciones.
En entrevista con El Heraldo, el funcionario estatal aseguró que todos los estudiantes que ingresan a un tratamiento profesional no deben preocuparse en ningún momento por su permanencia, “a nadie se le cortará de la escuela, no se les expulsará, por el contrario el compromiso es reinsertarlos en la sociedad para que sean ciudadanos exitosos y en paz”.
Mediante la denuncia electrónica, esquema que arrancó recientemente, dijo que tres casos han sido presentados y atendidos por parte de la autoridad educativa, a fin de evitar problemas mayores entre pares de alumnos y también hacia los maestros, ya que el reto es que todos puedan convivir de manera sana y pacífica dentro de las escuelas.
La solución a esta problemática radica en el tratamiento pertinente a todos esos jóvenes que consumen sustancias tóxicas como el cristal, la marihuana, ha ido decreciendo el uso de solventes o cemento industrial o thinner, lo que daña severamente a las neuronas del cerebro y a todo el organismo físico, precisó.
Aseveró que este hecho abre la verdadera realidad de este clima de falta de respeto dentro de las escuelas y sus estragos con los violentados y las violentadas. Ante ello, la autoridad trabaja en el diseño de estrategias que permitan combatir e inhibir esos hechos.
En este momento, el Instituto de Educación aporta cuarenta psicólogos a las escuelas, más otros treinta del DIF estatal, con lo cual suman setenta especialistas laborando en las secundarias en los turnos matutinos y vespertinos, en donde se han estado detectando problemas relacionados con la parte emocional que deriva con violencia y otras adicciones.
Luego se canaliza a todas las personas violentadas y al agresor a un tratamiento psicológico profesional, lo que deberá generar al final de cuentas buenos resultados para restablecer la paz dentro de las relaciones humanas de los estudiantes, dentro y fuera del plantel educativo, puntualizó.