CDMX.- Pese a tener una carrera que lo respalda y cuatro décadas de conocer los estudios de grabación, Andrés Calamaro encuentra enigmático el proceso para hacer un disco exitoso.
Con su siguiente álbum de estudio, Cargar la Suerte, próximo a salir, el cantautor siente nostalgia por la industria de sus inicios, cuando la aceptación no se medía por descargas y reproducciones, pero cree que aún pueden venir cosas importantes en su trayectoria.
«Es un misterio, no entiendo cómo es el éxito de un disco hoy en día. Nos sentimos grabando un disco importante, un disco honorable grabado cuarenta años después de mi primera grabación de un disco, los mismos días, pero en 1978.
«Estamos entusiasmados con esta grabación. Va a gustar mucho. Preferiría vender discos, pero hace años que eso ya no existe. Soy como un uruguayo sin termo para el mate», expresa Calamaro en entrevista por correo electrónico.
El compositor defiende su independencia, pues aunque hace música para públicos masivos, considera que sigue siendo diferente.
«(Soy parte) a mi manera. No soy perfectamente funcional a la industria, pero me siento muy respetado por la ‘industria de discos y giras’. Tengo buenos amigos. Me respetan y me siento valorado», asegura.
El primer adelanto de los 12 temas del disco lo lanza ayer con su sencillo «Verdades Afiladas», que dijo en julio que sonaría 2 millones de veces en radio, por lo que hubiera querido dejarla fuera del material.
Al preguntarle si mantiene su posición, el compositor indica que ha cambiado de idea, pues aunque considera que el tema sí suena «accesible», forma parte de un álbum con el que puede sentirse satisfecho.
«Adivinaba que podía ser elegida para la alta rotación radial. Teníamos más canciones y me ofrecí a descartar ‘Verdades Afiladas’ si resultaba demasiado comercial. Ahora no. Me gusta mucho todo el disco.
«Son puntos de vista, me cuesta trabajo elegir una sola canción. Es como mostrar sólo unas páginas de un libro. Los discos completos también permanecen. Son cosas mías», expresa el argentino.
El sencillo es estrenado con un video homenaje a la cinta Taxi Driver, de Martin Scorsese, pero Calamaro adelanta que el parecido de esta con las otras canciones no es mucho ni poco, pues incluso «Verdades Afiladas» podría cantarse como una ranchera.
«En este álbum hay textos con ‘forma ranchera’, folklórica argentina, delirios cristianos, canciones para mis amigos, puntos de vista de alguien que vive viajando y nunca se queda demasiado tiempo en un mismo lugar.
«Tiene referencias literarias y otras más silvestres», señala el compositor, que además, agrega, tiene planes de venir al país, pues piensa en México todos los días. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
«(Estoy) más cerca del final que del principio. Grabé un primer disco con 16 años, me considero un artista de discos. Soy bastante veterano y agradezco cualquier demostración de gratitud, amistad y respeto»,
Andrés Calamaro, cantautor