Se mantiene vigilancia sanitaria en farmacias, droguerías y boticas, principalmente en aquellas facultadas para la venta de medicamentos controlados, como estupefacientes y psicotrópicos, informó el director de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías.

Se han realizado once suspensiones de actividades por falta de acreditación de recetas, por no tener responsable sanitario y falta de aviso de funcionamiento; así como 101 aseguramientos de medicamentos de diversa índole, principalmente por caducidad vencida, y hasta este momento se han aplicado cuatro multas a farmacias que suman un monto de 103 mil 478 pesos.

En la actualidad el padrón de este tipo de establecimientos es de aproximadamente mil, de los cuales alrededor del 45% cuenta con las autorizaciones correspondientes para el expendio de todo tipo de medicamentos incluso controlados; mientras que el 55% restante no tiene autorización para la venta de medicamento controlado.

Los puntos de venta son sujetos a un escrutinio permanente en cuanto al expendio de psicotrópicos y estupefacientes. Se ha detectado la presencia de un número importante de recetas -cerca de 6 mil- en tan sólo un establecimiento de este tipo y en un tiempo relativamente corto, por lo que ya se encuentra este caso en proceso de investigación ante las autoridades correspondientes.

Otros de los medicamentos de mayor vigilancia corresponden a los Anorexigénicos (para el tratamiento de la obesidad exógena), Clobenzorex (ansiolítico) y Clonazepam (tranquilizantes).

Finalmente, sostuvo que se seguirán implementado operativos de vigilancia, que permitan detectar de manera oportuna el uso y abuso de este tipo de medicamentos, así como presentando las denuncias a las autoridades competentes para que se actúe conforme a la Ley de Salud.