Tras estar más de un año sin actividad debido a su embarazo, Serena Williams, una de las mejores tenistas de los últimos tiempos, ha vuelto a entrar a la recta final de un torneo bastante importante como lo es Wimbledon.
Esta mañana, se disputarán las semifinales del Grand Slam de Inglaterra; el primer partido del día será entre la número 12 del ranking, Jelena Ostapenko, contra la 11 del mundo, Angelique Kerber. Más tarde, Serena Williams jugará ante la alemana, número 13 del mundo Julia Görges.
La última vez que Serena Williams disputó este campeonato fue en 2016, en aquella ocasión, la estadounidense venció en la final a la alemana Angeliqe Kerber, por lo que este año se podrían ver las caras nuevamente en una final de Wimbledon.
Posteriormente, la mejor tenista del mundo dio a conocer la noticia de que se convertiría en mamá, por lo que dejaría las canchas por un tiempo. A principios de año, Serena volvió a las canchas pero con un estado físico que no demostraba a la Serena que todos conocían, pero tras semanas de esfuerzo y dedicación, Williams ha vuelto a la élite del tenis internacional, y estará luchando por conseguir otro título importante en el circuito profesional.
Del otro lado, Angelique Kerber y Ostapenko tratarán de ser la finalista que casi siempre es sorpresa en el torneo; por un lado está la experiencia de Kerber, y por otro la juventud y explosividad de Jelena que la ha llevado a ganar ya un premio de Grand Slam.
En caso de Ostapenko avance a la final, sería la primera vez en su carrera, mientras que Angelique Kerber estaría logrando su segunda final en los últimos tres años, llegando a perder el campeonato en 2016.