RENÉ URRUTIA DE LA VEGA

En esta primer participación no puedo dejar de agradecer a EL HERALDO DE AGUASCALIENTES la extraordinaria oportunidad de llegar a su selectísimo universo de lectores y seguidores, a través de este espacio tan valioso e importante, que me otorga la posibilidad de expresar algunas ideas y comentarios en los ámbitos de la Seguridad, Procuración de Justicia, Derecho Penal y algunos otros rubros relacionados con estos mismos tópicos.

Todo esto, en el entendido de que los ciudadanos requerimos de canales de comunicación virtuosos y eficaces que nos permitan generar ideas asertivas, críticas responsables y constructivas, necesitamos asumir esa enorme responsabilidad de participación y de aportación desde cada una de nuestras posiciones, pues no podemos seguir dejando toda la responsabilidad sobre la falta de resultados en manos de unos cuantos, lo que apremia son voces, actos, actores, acciones reales, vivas y fuertes, que lleguen y que muevan, que sacudan conciencias y que cimbren nuestra confortable posición.

Sí, en efecto, mi interés de participar en este espacio es aportar, informar, la sociedad y los ciudadanos requerimos información y para ello es indispensable que haya interés, involucramiento, conciencia de que únicamente cuando participamos y nos organizamos podemos estar transformando para mejorar lo que hoy no nos tiene conformes, lo que no nos hace felices, lo que hoy nos disgusta por falta de resultados.

No será un espacio de señalamiento fácil o irresponsable, vacío, será un espacio que aprovecharé para informar sobre los temas que,creo, me corresponden como ciudadano por el conocimiento o por la experiencia, limitados pero existentes, para criticar y para proponer, para atreverme a pensar y a expresar lo que pienso, decir algo e invitar a que lo hagamos todos, para tener el atrevimiento de ingeniar, de proponer estrategias distintas, de generar ideas nuevas ¿porqué no?,si partimos de una realidad que nos grita todos los días a la cara, que nos exige, una realidad que nos evidencia que lo hecho hasta ahora no ha dado los frutos y los resultados que nuestra sociedad anhela, que nuestra sociedad exige y que naturalmente espera.

Hoy estamos siendo espectadores, testigos y actores de una puesta en escena que generalmente no nos agrada y no nos satisface, la seguridad de nuestras ciudades, de nuestros Estados y del país no es la que deseamos, se nos está descomponiendo, se ha estado desarticulando, está sucumbiendo a una serie de factores negativos y nocivos que pareciera que nos están ganando la batalla y que no queremos darnos cuenta o, haciéndolo, no actuamos, no reaccionamos, estamos esperando que otros lo hagan, tal parece que no nos toca a nosotros, solo les toca a esos otros, estamos esperando que alguien más venga a recoger la casa y a limpiar nuestro propio tiradero, estamos olvidando que nosotros debemos hacer lo que nos corresponde, que es mucho y es muy importante hacerlo.

Las estrategias que estamos empleando no son las correctas, a juzgar por los resultados, estamos en una tremenda y amplísima confusión de ideas, de conceptos y de acciones, pretendiendo generar resultados que en realidad, cuando bien nos va, solo son actos aislados, algunas veces correctos, pero que no alcanzan para transformar, que no son suficientes para revertir sostenidamente tendencias negativas, tendencias que nos van colocando cada vez más en lugares en los que no queremos estar dentro del mundo de las estadísticas, es por ello que debemos centrar la atención, entender los fenómenos con realidad y objetividad, enfocar esfuerzos hacia la obtención de resultados de largo alcance, de largo plazo, resultados que permanezcan por la integralidad de los actos y de las estrategias que se emplean para obtenerlos.

Nos estaremos leyendo, será un honor, un verdadero privilegio para mí, hablaremos de actualidad, con respeto, tolerancia y prudencia, con objetividad, asertividad y enfoque crítico, siempre para edificar. Gracias y hasta siempre.