Mauricio Ángel
Agencia Reforma

CDMX.- Mostrar más reales a los nuevos narcotraficantes al alejarlos del retrato que hasta ahora ha aparecido en televisión y presentarlos como ejecutivos cultos y elegantes que destacan en las grandes esferas de negocios será la apuesta de la serie «El Último Dragón».
Protagonizado por Sebastián Rulli, el programa mostrará otro lado del crimen organizado que no se ha usado en las narcoseries, pues no busca caer en estereotipos sino refrescar el género.
“La serie trata el tema de la corrupción y la violencia que a todos nos concierne, al igual que el narco, pero con un punto de vista renovado y no como estamos acostumbrados a verlo en la televisión hasta ahora.
“Ya no es la historia típica del que tiene mucho dinero y se anda comprando coches lujosos, cadenas de oro y anda con muchas mujeres. Es un tema mucho más real donde los que realmente tienen poder se pueden vestir de traje, manejan un nivel cultural mucho mayor en un mundo donde las finanzas mueven todo y no tienen porque ser violentas”, explicó Rulli en entrevista.
El personaje del histrión será el líder del narcotráfico que no maneja una “troca”, sino que se presenta como un hombre elegante con una mentalidad de guerrero. “El tipo se crió en Japón, entonces viene de una educación samurai”, contó el actor.