Fernanda Palacios
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La décima edición del Corona Capital no solamente promete un abanico ecléctico de sonidos, sino que será un evento más sostenible, artístico y seguro, aseguró Armando Calvillo, director de Festivales de OCESA.
«Después de tantos años queremos regresar algo a la comunidad. Tenemos un área y expertos trabajando dentro de OCESA para todo el tema de la sostenibilidad. Estamos en un proceso para llegar incluso a certificarnos como un festival sostenible, con tres grandes pilares: ambiental, social y económico.
«De entrada, empezamos desde el año pasado con vasos compostables. Tenemos también una línea de mercancía orgánica, playeras y sudaderas 50 por ciento pet y 50 por ciento algodón orgánico, y trabajando en la separación de residuos estamos muy atentos a eso de cómo se separan y dónde terminan», explicó Calvillo ayer, en entrevista.
Por una década, el festival de otoño en la CDMX se ha encargado de traer a artistas de renombre, que en esta edición regresan a celebrar una puesta más, como The Strokes, Interpol y Franz Ferdinand, por lo cual, además de sus cuatro escenarios principales, a la entrega le agregan un quinto, el Seat, con el fin de contar con un espacio más que se destinará a talentos emergentes.
«Nos dimos cuenta de que sí había cabida para un escenario más, y todo esto genera y amplía la cantidad de bandas y el hecho de tener más opciones, más de estas bandas que, de pronto, son las que descubre la gente y que son las más nuevas, sumando esto que sabemos que les encanta. La intención es incluir a más generaciones y crecer.
«Pero también, de entrada, este año se logró que se alinearan los planetas y que trajéramos a toda esta camada de artistas que son de los (años) 2 miles y que suenan muy a Corona Capital, todo ese bloque de artistas que creo que ahorita, gente como alrededor de los 30 años les pegó mucho porque era el inicio, entonces cerró perfecto el círculo para poderlo festejar de esta manera», compartió el ejecutivo.
Apelando a los recuerdos de sus asistentes, la producción organizó para esta celebración un espacio en el que construirá un cuarto dedicado a cada una de las ediciones pasadas.
«Para conmemorar esta edición, Corona está haciendo un museo enorme, el cual tendrá nueve salas, cada una representando a un año del festival. Estarán decorados y armados así para las fotos, pero también para que recuerden los pósters y alguna foto de momentos mágicos entre público y bandas. Cada cuarto tiene un concepto distinto y eso está muy interesante, valdrá mucho la pena», aseguró.
En el festival, que se celebrará mañana y el domingo, se prevé recibir a alrededor de 96 mil personas por día, en el Autódromo Hermanos Rodríguez.