Para Aguascalientes la Feria Nacional de San Marcos es el antes y el después del año, por lo que todo esfuerzo turístico y económico se centra en conservar su nivel, además la Romería de la Asunción y la Feria de los Muertos se mantienen como un atractivo regional, que en esencia son las festividades de mayor relevancia con que cuenta la entidad.

Se ha buscado conquistar la atención de los que convocan a convenciones nacionales e internacionales, pero por una razón u otra la promoción no ha “prendido”, lo que sí ha habido son algunas de manera esporádica o que se presenten durante la verbena sanmarqueña, por lo que se diluye el beneficio que podría dejar en otro tiempo.

Lo que hace falta es aprovechar al máximo las celebraciones de los extranjeros que radican aquí, sea que estén de manera definitiva, o temporalmente por cuestiones de trabajo o estudio, que no son pocos, ya que según el delegado del Instituto Nacional de Migración (INM), Alberto Gaviño Ortiz, 390 empresas tienen personal que procede de Japón, Estados Unidos, España, China, Alemania y Colombia, entre otras nacionalidades, que en total significan 3,800 personas.

De los que vienen contratados en su mayoría son profesionistas o técnicos, además hay quienes lo hacen con intercambio estudiantil o para cubrir una especialización, por lo que su nivel de preparación podría ser un plus favorable, ya que habría posibilidades de que participen en programas que difundan las particularidades de su país, contándose para ello con el apoyo de las respectivas embajadas y consulados.

Hay regionalismos que pueden difundirse, como la vestimenta y la comida tradicional, con una difusión amplia de lo que es el país respectivo, para ello habría que incluir las fechas en el calendario de festejos anuales, que serviría para conocer costumbres, estilos de vida, leyendas y todo aquello que deba difundirse.

Hay que dejar el confort para ir al encuentro de aquello que motive la atención hacia Aguascalientes. No basta con tener en cada Feria de San Marcos a un estado de la República como invitado, si todo se concreta en instalar un pabellón donde se informa lo que es y qué ofrece, lo cual es conocido sólo entre los paseantes, pero no por el grueso de la población, cuando bien podría haber un desfile para mostrarse, lo mismo que actividades culturales y deportivas a manera de promover el entrelazamiento.

A los extranjeros se les puede hacer partícipes de la vida local con la incorporación en actos que sean propios de su procedencia, tomándose en cuenta las fechas que tienen especial significado para ellos, con lo que además de divulgar lo que son como pueblo, ampliará el conocimiento de las demás ciudadanías.

Es indudable que se requiere de un esfuerzo múltiple, en que intervengan las autoridades y los sectores privado y social, que en conjunción con los hombres y mujeres de otros países y sus respectivas representaciones diplomáticas pueden ser parte del incentivo anual, dándole rumbo y destino a la multiplicidad de razas.

Los japoneses van a cumplir en 2020 cuatro décadas de estar asentados en la ciudad capital, no obstante únicamente en algunos actos públicos han participado, cuando a estas alturas ya debería haber la Semana Anual de Japón, y lo mismo de los otros países, y así se conviertan en fechas esperadas por los distintos segmentos de la sociedad.

RECELOS Y APOYOS

La Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, que llevó a cabo el Inegi, arrojó que el 55.9% de la población de Aguascalientes desconfía de las instituciones electorales y a nivel nacional es el 64%, mismo grado que alcanzaron los gobiernos municipales, lo que determina que cada uno de los entes deben actuar con mayor eficacia, sinceridad y transparencia.

El sondeo entre los habitantes de las 32 entidades se convierten en una muestra clara de cómo ve y siente el ciudadano a los tres órdenes de gobierno y qué piensa o ha vivido en el contacto con un empleado público, resultado que debe de ser una llamada de atención para que mejoren los servicios.

De las entidades con mayor nivel de desconfianza son la capital del país con 81.9% y Estado de México 72.1%, le siguen Puebla 72.0%, Chiapas 69.9%, Quintana Roo 69.1%,  Oaxaca 68.4%, Veracruz 65.8%, Baja California 65.6% y Baja California Sur 64.9%.

Los más desacreditados por la población de 18 años o más fueron los partidos políticos, con una valoración de incredulidad de 80.4%, para ser los peor calificados de los 21 distintos organismos o actores sociales analizados, además de las cámaras de Senadores y Diputados con 74.4%, el gobierno federal 71.7%, policías 69.2% y gobiernos estatales 68.2%.

En cambio, el Ejército y la Marina alcanzaron un nivel de confianza de 62.2%, las instituciones religiosas 61.8%, comisiones de derechos humanos 52.7%, empresarios y servidores públicos 38.7% cada uno.

La corrupción es un problema que crece en el país, al registrar en 2015 12.6% y en 2017 llegó a 14.6%, considerándose la experiencia que le ha tocado vivir a los ciudadanos consultados, que experimentaron la situación con un servidor público, lo que ha tenido como consecuencia que realicen pagos, trámites o solicitudes de servicios y otros contactos con autoridades por un monto de 7 mil 218 millones de pesos, durante el año pasado, cifra superior a la reportada en 2015, por 2 mil 273 pesos promedio por persona afectada.

De manera particular el mayor porcentaje en esta práctica fue con autoridades de seguridad pública, con 59.5% y de 30.7% en trámites relacionados con la propiedad. Las entidades con mayor predominio en materia de corrupción son: Ciudad de México, con 20.1%, Quintana Roo 17.6%, Morelos 17.2%, San Luis Potosí 16.7%, Chiapas 16.2%, Durango 16.0%, Estado de México 15.9%, Chihuahua 15.6%, y Sonora 15.1%.

La encuesta arrojó que la corrupción volvió a ocupar el segundo lugar entre los problemas que preocupan más a los mexicanos, al pasar este fenómeno de 50.9% en 2015 a 56.7% en 2017, lo que exige acciones concretas en todos los niveles gubernamentales y de los servidores públicos con los que tiene relación directa o indirecta en materia de contratos directos, licitaciones y acuerdos, lo mismo que en el contacto del burócrata con los ciudadanos, que se ve obligado a pagar porque le agilicen un trámite o no ser detenido por la policía cuando no ha cometido una falta.

DAR EL PASO

No me lo platiques, hay que hacerlo, dijo el de junto cuando supo que la delegación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) tiene el propósito de coordinarse con las autoridades municipales para abrir al público los vestigios arqueológicos de El Ocote. Desde hace varios años se ha pretendido hacerlo y por una y otra razón queda en el cajón de los pendientes, pese a que es de lo poco que tiene Aguascalientes en este renglón, lugar que por cierto cuenta con pinturas rupestres y pequeñas estructuras. A buen paso podría ser a finales del presente año cuando se den a conocer imágenes de lo que hay en ese sitio. Las investigaciones en El Ocote se remontan a 2012, encontrándose vestigios de un centro ceremonial de una cultura anterior a la Chichimeca, que dominó la parte centro-norte del país, por lo que los investigadores trabajan en hacer acopio de información de los que habitaron el lugar, que inclusive pudieron haber permanecido largo tiempo al encontrarse rastros de sembradíos. De lograrse ese objetivo, se tendrá un aliciente nuevo para atraer al turismo y de los mismos habitantes del estado, que podrán conocer lo que fue la cultura que habitó la zona sur del estado.