México invierte 3.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en salud pública, cifra menor al promedio que gastan otros 11 países de América Latina, que es de 4.6 por ciento, lo que limita el financiamiento para la atención del cáncer, revela un estudio realizado por The Economist Intelligence Unit (EIU).

De acuerdo con la investigación “Control del cáncer, acceso y desigualdad en América Latina: una historia de luces y sombras”, los recursos humanos de oncología con los que cuenta el País son escasos y están concentrados en las grandes ciudades.

Además, el equipo de radioterapia alcanza apenas para cubrir al 70 por ciento de la población; las mamografías cubren al 22 por ciento de la población objetivo y la disponibilidad de medicamentos para el cáncer es regular, con un bajo nivel de aprobación de terapias innovadoras.

El reporte incluye una tabla comparativa que evalúa distintos aspectos de la atención del cáncer que brindan 12 países de América Latina. De un máximo de 30 puntos, México alcanzó apenas 17, colocándose en el cuarto lugar, debajo de Uruguay, Costa Rica y Chile.

La atención al cáncer se ve limitada en el país por el bajo financiamiento, la falta de planificación para tratar la enfermedad y la fragmentación del sistema de salud, plantea el estudio.

Según el reporte, los servicios de salud en México se proporcionan a través de varios subsistemas desarticulados entre sí, como IMSS, ISSSTE y Secretaría de Salud, lo que provoca que cada institución ofrezca diferentes niveles de atención, a precios distintos y con diferentes resultados.

Pese a que hay avances en la cobertura universal de salud con la creación del Seguro Popular, indica la investigación, todavía no tiene cobertura médica el 8 por ciento de la población.

Por otro lado, México es el único de los 12 países estudiados que cuenta con datos de mortalidad por cáncer de alta calidad, pero sus registros de base hospitalaria cubren apenas al 7.1 por ciento de la población.

No obstante, con la aprobación y arranque del Registro Nacional de Cáncer se espera que se subsanen esas deficiencias.

El rubro en el que mejor fue evaluado el País, con 4 puntos de 6 posibles, fue el de prevención, ya que cuenta con programas de detección temprana para cáncer de mama y cáncer de cuello de útero.