Saúl Alejandro Flores

La problemática del agua es un tema recurrente en conversaciones y debates, aunque en ocasiones se adolece de información y se repiten las preocupaciones con sesgos, pero a fin de cuentas hay un conocimiento general de que hay problemas en el sector agua. Aunque esta falta de precisión ha orillado a que no se le dé la importancia que se requiere. Lo mismo sucede con varios de los temas que se le desprenden, uno de ellos es la denominada seguridad hídrica, de la que muchos discursos se adornan y diversos textos mencionan, pero que no se ha podido concretizar en una política contundente que garantice una visión y aplicación de seguridad hídrica.

En el Programa Nacional Hídrico vigente se hacen referencias y definen perspectivas que deben concretizarse en los demás instrumentos de planeación y normativos que se desprendan como parte del proceso de alineación, pero falta saber si en efecto se plasmarán y se ejercerán. En esta colaboración transcribiré algunos párrafos tomados del PNH y haré sus correspondientes reflexiones. Les pido que pasen a la lectura de los comentarios en esta colaboración y los de la siguiente semana:

“Por otro lado, en materia de gobernabilidad en el sector hídrico, la problemática se relaciona principalmente con la administración del agua, que se ha convertido en un factor que limita el aprovechamiento sustentable de los recursos hídricos y empieza a inhibir el desarrollo social, económico y ambiental en nuestro país” (pág. 9 DOF)

“La problemática identificada se concentra en tres aspectos sobreexplotación, sobreconcesión y contaminación de los recursos hídricos incluso en algunos casos se carece de títulos de concesión o asignación”. (pág. 09 DOF)

“La administración del agua ha sido incompleta al no aplicarse rigurosamente la LAN, principalmente, por la reducida capacidad de la autoridad del agua para realizar visitas de inspección y no instrumentar acciones que permitan un aprovechamiento del agua acorde con la disponibilidad de la misma”. (pág. 09 DOF)

“La sobreexplotación de los acuíferos en México es cada año más alarmante: 32 en 1975 y 106 en 2013, (se tienen registrados 653 acuíferos en el total del país). (pág. 09 DOF)

“A la par del aprovechamiento exhaustivo del agua, en muchos lugares se identifican problemas adicionales como la deforestación de los bosques, lugares de recarga de acuíferos por excelencia. En las ciudades se continúa el incremento en el cambio de usos de suelo de áreas verdes por zonas pavimentadas que impiden una adecuada infiltración, entre otros. Mientras no se tome conciencia de la necesidad de fortalecer y modernizar el sistema nacional de medición del ciclo hidrológico para procurar un uso sustentable del agua, no se alcanzará la seguridad hídrica.” (pág. 10 DOF)

“Por otro lado, México tiene un clima árido en el 52 por ciento del territorio y un clima semiárido en el 31 por ciento del territorio nacional”. Por su ubicación geográfica México está expuesto regularmente a eventos hidrometeorológicos severos como huracanes y precipitaciones intensas que, si bien incrementan la disponibilidad del agua superficial y la recarga natural de los acuíferos, también provocan daños a la población, la infraestructura, los servicios y los sistemas productivos”.(pág. 11 DOF)

“México es un país altamente vulnerable a la sequía, principalmente los estados del norte, donde el impacto de este fenómeno puede tener consecuencias desde leves hasta catastróficas. La diferenciación ocurrencia de fenómenos de carencia y exceso de agua en el norte y sur de nuestro país, respectivamente permite que ambos se puedan presentar simultáneamente con graves resultados”. (pág. 11 DOF)

“En materia de adaptación al cambio climático o variabilidad climática, como se ha mencionado, México es un país con grandes contrastes en sus climas y régimen de lluvias lo cual afecta a los procesos productivos y a las actividades de sus habitantes”. (pág. 11 DOF)

“Los escenarios climáticos regionalizados de precipitación y temperatura indican que para finales de este siglo, en los estados del noroeste la precipitación tenderá a disminuir hasta en un 30% en la temporada invernal mientras que los Estados del sureste tendrán un decremento similar en el verano. Con relación a la temperatura de superficie, todos los escenarios proyectan aumentos con respecto al siglo anterior hasta den 5°C en algunas zonas muy acotadas del país, si consideramos el escenario más crítico”.

Ya vistos los párrafos seleccionados pasaré a comentarlos, recuerden que la siguiente semana continuaré con ello, además quiero advertir que los párrafos seleccionados no abordan todo, son una selección o muestra de lo que considero debe discutirse y como respuesta implementarse con miras a revertir problemáticas.

El primer párrafo citado, reconoce la problemática que se desprende de la falta de gobernabilidad y deficiencias en la administración del agua que impactan en la sustentabilidad, cantidad y calidad del recurso, es obvio, y esta administración no se deriva sólo de visión, sino de una deficiencia severa que como aquí lo he venido señalando procede de la ausencia de una arquitectura institucional del agua, además, los problemas respecto a la sobreexplotación, sobre concesión y contaminación, ausencia de títulos e instrumentos, no son los únicos, hay una ausencia de una política hídrica que se convierta en articuladora de todos los instrumentos y esfuerzos institucionales, así como ciudadanos en su carácter de usuarios, no debe olvidarse que también debe considerarse la conservación y preservación del agua. Estimado Lector continuaremos la siguiente semana por que estas deben ser acciones que permitan que en México y en Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios. [email protected] twitter:@saul_saalflo

 

¡Participa con tu opinión!