El presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes, Enrique Vargas del Villar, advirtió ayer aquí que el tema de la seguridad es el número uno en la agenda del país, porque los años 2016 y 2017 han sido los más violentos de este sexenio federal, aunque advirtió que es un asunto que debe abordarse de manera integral por los tres niveles de Gobierno, donde se multipliquen los recursos federales a los municipios para el combate la delincuencia, demandó.
El también alcalde de Huixquilucan precisó que el tema de la seguridad no se limita a tener más policías, patrullas y armamento, es un asunto de desarrollo económico y social, que exige la comunicación y actuación de los tres niveles de Gobierno, y no dejar solos a los municipios que se encargan de la prevención, pues deben cumplir con su tarea el Estado y la Federación.
Aseveró que de los 463 municipios afiliados a la ANAC, sólo 300 acceden a recursos federales procedentes de la Fortaseg, por ello exigió al presidente de México, Enrique Peña Nieto, que canalice más recursos a los municipios para que puedan encarar la inseguridad que se vive en el país.
Al considerar no factible una depuración generalizada de las policías en el país, dijo que cada municipio sí debe aplicar sus exámenes de control de confianza y de antidoping, para conocer la situación, pero cuando una autoridad municipal esté cerca de sus colaboradores se dará cuenta si alguien se encuentra en el mal camino.
En la rueda de prensa inaugural por el Quinto Congreso ANAC denominado “Rumbo a los Pinos 2018”, con sede en la ciudad de Aguascalientes, el presidente de esta Asociación llamó a la sociedad a estar conscientes de lo que ha hecho el PRI en el país.
Luego, manifestó su respaldo al Frente Amplio que se construye con el PRD a nivel nacional, y esto también se genera desde lo local, ya que desde lo local es como se cambia al país.
Sobre los sistemas operadores de agua potable en los diversos municipios del país, el presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes señaló que muchos se encuentran quebrados, motivo por el cual han solicitado a la Conagua poder sanear los adeudos históricos y poder acceder a infraestructura y a una mejor prestación del servicio hidráulico.
Finalmente, dijo que los municipios del país no pueden actualizar sus tarifas de agua por cuestiones políticas y sociales, cuyas situaciones deben discutirse en conjunto con los Congresos locales.

¡Participa con tu opinión!