La empresa aguascalentense Guantes Vargas cumplió 68 años de fundación y lo celebró en conjunto con la Federación de Trabajadores de Aguascalientes, mediante la develación de una estatua en honor a los empleados en activo y fallecidos que le han dado vida y que la colocan en la actualidad como una de las más importantes a nivel internacional.
Juan Vargas Legaspi, director general de la empresa, explicó a El Heraldo que se trata de una escultura de Alejandro Magno, conquistador que en su tiempo fue uno de los mejores líderes que llevó a Grecia a ser una potencia y rompió el mito de que no se pueden hacer grandes cosas. “Escogí a Alejandro Magno porque han pasado trabajadores muy buenos en Guantes Vargas y la escultura tiene una placa que dice: En memoria de todos los trabajadores que con su lealtad y con su buen trabajo, han hecho posible 68 años de empresa. Eso fue el significado del evento de hoy”.
En emotiva ceremonia en la que estuvo presente el dirigente de la FTA, Alfredo González González, quien también fue empleado de dicha empresa, se hizo además un reconocimiento a todos los trabajadores que han sumado para que Guantes Vargas llegue a 68 años de existencia, por lo que incluso fueron lanzados 500 globos a los que se les colocaron los nombres de todos los empleados vivos y muertos, que han hecho que sea una compañía de renombre a nivel internacional.
Guantes Vargas es una empresa que nació en 1951 en la calle Igualdad, en el Barrio de Guadalupe por parte de la señora Francisca Medina, quien vendía leña y carbón y quien enseñó a sus hijos el oficio de hacer guantes, y fue así que desde Aguascalientes nació el primer guante hecho por manos mexicanas.
Tras 68 años de historia, la empresa ha podido sobrepasar devaluaciones, la apertura de México a distintos tratados comerciales y la fuerte competencia con 18 países en el mundo, y en la actualidad venden guantes a Venezuela, a toda Centroamérica y han logrado entrar a otros muchos países con su producto, así como defenderse contra la invasión de China y Vietnam quienes están destrozando la industria de la piel y del curtimiento.
“Hemos transformado a la empresa de ser meramente local a una empresa global. Ya que tenemos los ISO 9000, 14000 y nos estamos certificando con el 45000, por lo que hoy Guantes Vargas es una empresa de conocimiento”.
Vargas Legaspi apuntó que actualmente la empresa no solamente hace guantes, sino que se ha diversificado en la fabricación de zapatos de seguridad cuya fábrica está en León, Guanajuato, y ropa de seguridad que es hecha en su planta de Puebla, por lo que dan trabajo a más de mil personas, más otros mil empleos indirectos y cuya filosofía es comprar sólo materia prima mexicana para transformarla en guantes y zapatos en apoyo a lo hecho en México. Asimismo, anunció que acaban de registrar el Guante Ecológico, el cual va a traer un beneficio impresionante. “Yo estoy seguro de que a nivel mundial vamos a ser los primeros en esta innovación”.
Finalmente, hizo un llamado a los jóvenes y a los pequeños empresarios a seguir luchando y a que vean que sí es posible lograr grandes cosas con empeño y sacrificio. “No nada más es tener apellidos extranjeros o empresas extranjeras como se puede sobrevivir. Creo que la fuerza o la pasión que le pongan a su trabajo, hace posible que uno pueda sobrevivir a un mundo adverso y nosotros estamos en pie de guerra, Guantes Vargas es un ejemplo de esa lucha permanente”, concluyó.