Del temblor del 19 de septiembre se pueden esperar pocas réplicas y de escasa intensidad, planteó el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

El sismo del día de ayer y los de hoy en la mañana obedecen a una réplica del movimiento del 7 de septiembre y es a causa de un “proceso de cicatrización normal”, además, se esperan aún más, afirmó el titular del Centro, Carlos Valdés.

“En cambio, del evento del 19 de septiembre, sus procesos son diferentes y la generación de réplicas es muy baja. Esperaríamos nosotros que continúe con esa condición: pocas réplicas que no aumenten de magnitud”, acotó el funcionario.

Dado que la naturaleza no tiene palabra, señaló Valdés, es necesario que las familias desarrollen un simulacro para atender eventuales movimientos.

De la región de Tehuantepec se tiene el registro de 4 mil 326 réplicas, 53 de ellas por arriba de magnitud 5.0, y del sismo del martes pasado sólo 40, y de magnitud no superior a nivel 4.

“Los dos eventos son diferentes en comportamiento, sobre todo el segundo, con una magnitud menor que el del 7 de septiembre.

“Seguimos estando en una actividad sísmica. No es algo extraño o inusual o que no haya pasado anteriormente”, explicó el especialista.

¡Participa con tu opinión!