Elevada inflación, secuela del gasolinazo de enero. Jael Pérez Sánchez, presidente del Colegio de Economistas, indicó que el incremento en el precio de los combustibles del 20% repercutió en presiones inflacionarias que han afectado los precios del aparato productivo, ya que la mayoría de las mercancías se tienen que transportar para llegar al consumidor final, con lo que el aumento en los energéticos ha tenido efectos sobre la canasta básica; estimó que la inflación acumulada al finalizar el año se ubicará entre el 6 y 7%.

Asimismo, comentó que la cifra es alta si se compara con el año pasado, cuando de diciembre de 2015 a diciembre de 2016 se registró una inflación de 3.36%, que es la última referencia.

Jael Pérez manifestó que según las estimaciones, a finales del segundo semestre del año la inflación va comenzar a descender, y con ello los incrementos en los precios van a ser menores que durante la primera parte de este semestre. Sin embargo, añadió que el hecho de que la inflación acumulada se ubique en el orden del 6 al 7% no es bueno, ya que durante los últimos 7 u 8 años se había registrado una inflación controlada menor al 4%.

Recordó que en las últimas cifras dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) se dio a conocer que de junio de 2016 a junio de 2017, la inflación acumulada en el país se ubicaba en el orden del 6.37%, cifra que duplica a la inflación registrada el año anterior.

Finalmente, el presidente del Colegio de Economistas argumentó que lo que quiere decir el reporte del INEGI es que los precios se han incrementado por encima de los objetivos de inflación del Banco de México, “que normalmente están por el orden del 3 al 4% acumulado anual”.

¡Participa con tu opinión!