Por Rubén Torres Cruz

Elementos de la Policía Cibernética y de la Policía Estatal desactivaron un secuestro virtual en el que fue víctima un joven de 23 años de edad, quien fue localizado después de varias horas en las instalaciones de la Central Camionera.
De acuerdo a lo que se logró conocer, la víctima repentinamente recibió una llamada telefónica en la que mediante amenazas lo presionaron para que saliera de su domicilio y no respondiera más a su celular. Mientras tanto, los delincuentes contactaron a la familia del joven, haciéndoles creer que se encontraba privado de su libertad. De acuerdo a los familiares, al recibir la llamada habían escuchado la voz de un hombre que solicitaba ayuda al encontrarse privado de su libertad. Debido a esto, en varias ocasiones intentaron comunicarse con su familiar y al no tener respuesta solicitaron el apoyo de las autoridades. Fue así que elementos de la Policía Cibernética y de la Policía Estatal activaron un operativo para dar con el paradero de la persona supuestamente privada de su libertad.
De esa manera, las autoridades implementaron un operativo en el que recorrieron además hoteles, moteles, centros comerciales y plazas. Fue a través de varias acciones, como se logró conocer que posiblemente el afectado se encontraba en las inmediaciones de la Central Camionera, por lo que se reforzó el despliegue operativo en la zona. Minutos después, los oficiales lograron localizarlo cuando intentaba ingresar a uno de los hoteles ubicados a unos metros de la central de autobuses, visiblemente nervioso, lo que llamó la atención de los uniformados.
Al aproximarse para indicarle que se encontraba a salvo, el joven comenzó a llorar y explicó que recibió varias llamadas telefónicas de los números 333 237 1996 y 221 578 3061, de Guadalajara y Puebla, en las que un sujeto que refirió pertenecer a un grupo delictivo le ordenó que siguiera sus indicaciones o de lo contrario le harían daño a sus seres queridos. Vía telefónica el delincuente le ordenó que se trasladara al Centro Comercial El Dorado y cambiara el chip de su teléfono, indicándole en todo momento que le estaban apuntando con un arma para que evitara darse a la fuga. Posteriormente, le solicitaron que se dirigiera a los hoteles cercanos a la Central Camionera, en donde fue ubicado por la Policía Estatal.
Finalmente, el joven de nombre Alejandro fue trasladado a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, en donde se reunió con sus familiares.