David Julián Torres Martínez

Durante la mañana del viernes, tres hombres que aparentaron ser empleados de la CFE, secuestraron a una mujer que se encontraba en su domicilio ubicado en el fraccionamiento Haciendas de Aguascalientes.
A pesar del impresionante despliegue policiaco que se registró, no se logró dar con el paradero de los plagiarios, quienes horas más tarde contactaron a la familia de la víctima, para exigir un pago por su rescate.
Cabe destacar que este es ya el cuarto secuestro que se registra en Aguascalientes durante el año 2017.
Extra oficialmente, se informó que este es el segundo secuestro que sufre la misma familia, ya que hace apenas unos meses, una hija de la mujer secuestrada, también fue víctima de un plagio, lo cual ya es investigado por la Fiscalía General del Estado para establecer una posible relación.
La víctima que hasta el cierre de esta edición no ha sido localizada, fue identificada como Rosa María, quien al momento de los hechos se encontraba en su domicilio ubicado en el fraccionamiento Haciendas de Aguascalientes.
Le acompañaban su hija Liliana Montserrat, de 22 años y la progenitora de la mujer secuestrada, de nombre Ramona Soledad, a las cuales los plagiarios las sometieron y dejaron amarradas de pies y manos.
Los violentos hechos se registraron el viernes poco después de las 9:30 de la mañana, cuando se reportó al Servicio de Emergencias 911, que una mujer había sido secuestrada por 3 sujetos que iban vestidos como empleados de la CFE.
De inmediato se dirigieron al lugar de los hechos varias patrullas de la Policía Preventiva Municipal de Aguascalientes, de la Policía Estatal y agentes del Grupo Antisecuestros de la PME, quienes iniciaron las investigaciones correspondientes.
Se estableció que un día anterior, la víctima recibió una llamada telefónica en la que una persona que se identificó como empleado de la CFE, le notificó que al día siguiente realizarían una visita para revisión del medidor de luz.
Por la mañana del viernes llegaron tres supuestos trabajadores de la CFE, por lo que las mujeres no sospecharon nada.
Sin embargo, cuando ingresaron a la vivienda para supuestamente verificar el medidor de consumo de energía eléctrica, uno de los sujetos amagó a la víctima con una pistola tipo escuadra, mientras que los otros dos procedieron a someter a las otras dos mujeres, a quienes amarraron de pies y manos, además de que a la joven de 22 años la amordazaron.
Luego de que tenían la situación controlada, los secuestradores se llevaron con lujo de violencia a la señora Rosa María.
Antes de retirarse, aprovecharon para apoderarse de varios objetos que había en la casa, como fueron unas tabletas, joyas y teléfonos celulares.
Los plagiarios escaparon junto con su víctima en una camioneta.
Minutos después la hija de la mujer secuestrada logró liberarse y fue quien reportó los hechos al 911.