Los Mariners consiguieron barrer la serie ante Royals en el tercero y último juego de la serie para encaminarse a una buena racha, ya que acumulan siete victorias consecutivas y dos series barridas al hilo para confirmar que se encuentran en un gran momento en la temporada. Además de los triunfos, gracias a las derrotas de los Astros se ponen a medio juego del liderato de la división oeste en la americana y ya ven de cerca a los campeones para alcanzarlos en lo alto. La victoria fue en gran parte gracias al abridor James Paxton que tuvo una salida magnífica.
La diferencia se marcó en la segunda entrada del partido, muy temprano cuando Ben Gamel logró un sencillo por el jardín central para proyectar a Seager al plato, poniendo adelante por una carrera a Seattle. A partir de ahí, durante todo el encuentro tanto Paxton como Keller que fueron los abridores del partido tuvieron una magnífica actuación haciendo que el encuentro se volviera cerrado y de alta tensión con dos equipos que no lograban conseguir hacer daño en la pizarra. Los Mariners fueron los que tuvieron más oportunidades de irse al frente con alguno que otro hit que simplemente moría con la buena reacción de Keller desde la lomita. Pasaron las entradas y ningún equipo logró marcar otra carrera más por lo que el encuentro se resolvió con la ventaja tempranera que consiguieron los Mariners.
La victoria se la llevó James Paxton que lanzó durante ocho entradas completas, permitió solamente dos hits durante su actuación y consiguió 11 chocolates para cumplir con una estupenda salida, por su parte Edwin Díaz logró su salvamento 32 de la campaña al lograr tres ponches en la última entrada para cerrar el encuentro a favor de Seattle.