De ser los máximos favoritos en la Conferencia Nacional a ser un equipo sostenido por su mariscal de campo. Así han pasado los Seattle Seahawks en el último año. El equipo sufrió bajas en la defensiva durante la temporada por lo que al final eran un equipo mermado incapaz de frenar a las ofensivas contrarias, del lado ofensivo, la línea demostró ser una coladera que permitió constantemente presión y golpes sobre Russell Wilson, el número 3 supo ser la figura y prácticamente cargar con el equipo él solo durante gran parte de la temporada. Y todo ese esfuerzo fue solamente para quedarse sin postemporada.
Seattle tuvo una buena cantidad de picks en el draft, aprovecharon y eligieron bastante talento para llenar sus líneas de cara al próximo año. Con la selección 27 del draft, escogieron al corredor Rashaad Penny de San Diego State, según varios expertos, Penny puede ser la sorpresa del draft y darle un peso ofensivo importante a Seattle, veremos qué le depara al joven corredor a lado de Wilson. Para completar la clase 2018, fueron elegidos ocho jugadores más que fueron: Rasheem Green (DE), Will Dissly (TE), Shaquem Griffin (LB), Tre Flowers (S), Michael Dickson (P), Jamarco Jones (OT), Jacob Martin (LB) y Alex McGough (QB). Cabe señalar que llamaron la atención por quedarse con Shaquem Griffin quien tiene amputada la mano izquierda desde los 4 años y fue el LB más rápido en el combine de la NFL.
Las nuevas caras para Seattle las completan 16 jugadores más que fueron elegidos desde la agencia libre, ellos fueron: Troy Williams (QB), Caleb Scott (WR), John Franklin (WR), Taj Williams (WR), Skyler Philipps (OG), Brad Lundblade (C), Marcus Martin (FB), Khalid Hill (FB), Eddie Wilson (DT), Poona Ford (DT), Marcell Frazier (DE), Emmanuel Beal (LB), Jason Hall (SS), Chris Hawkins (DB), Easy Anyama (DB) y Tanner Carew (LS).