Pedro Eugenio Ocañas Ibarra
Agencia Reforma

Monterrey, México.- Los estragos que ocasionó el Huracán Alex en la Monterrey en el 2010, despertaron en Guillermo Vizcaya las ganas de ayudar al prójimo sin esperar nada a cambio.
Tras esa experiencia, el joven de 24 años, decidió iniciar sus estudios de primeros auxilios y emergencias médicas con los que llegó a convertirse en voluntario de Rescate 911 desde hace 6 años.
Ese espíritu de servicio lo demostró la noche del sábado cuando en el camino a su casa le salvó la vida a Paola Urdiales Marcos, quien quedó sumergida en la corriente debajo de su auto en Gómez Morín y Roberto Garza Sada.
“Al ir circulando por Roberto Garza Sada, al llegar a Gómez Morín, veo el vehículo que está atorado con la corriente del agua y es donde se ve a una persona que está haciendo mucho movimiento como desesperada y yo hago el reporte de que hay un vehículo atorado”, relató.
“Después me bajo, me coloco mi equipo voy a prestar el auxilio y la persona que estaba allí alrededor era un transeúnte que había visto a Paola que había bajado del vehículo y él me da la indicación de que estaba debajo del auto”.
Pidió apoyo a sus compañeros que estaban de turno mientras él iniciaba la búsqueda de la joven con la corriente en contra hasta que la encontró recostada entre el estribo y la llanta delantera izquierda.
“La corriente estaba muy fuerte, estaba casi cubriendo el vehículo, comienzo a buscar a Paola y en uno de esos movimientos veo donde su mano sale a la superficie, la tomo, la estiro y con ayuda de la otra persona la llevamos hasta la banqueta”, relató.
“Ella (Paola) estaba inconsciente, no tenía signos vitales y es cuando se comienza con el RCP y, al realizar las maniobras, ella recobra sus signos”.
La joven fue llevada en una ambulancia de la corporación al Hospital Zambrano Hellion, donde anoche era reportada estable.